¿Por qué las mujeres emprenden menos?

Según una encuesta mundial, solo el 18% de las mujeres sueña con crear su propio emprendimiento. Parece ser que para las mujeres el futuro se inclina más hacia la estabilidad apartándose de los riesgos que deben asumirse en todo proyecto personal.

El sondeo publicado por PwC (PricewaterhouseCooper), Consultora Internacional de auditoría y asesoramiento para la Industria, de cinco mil entrevistados, indica que sólo el 40% de las mujeres tiene la ambición de asumir los riesgos necesarios para elaborar su propio proyecto personal.

El valor que más aprecia la mujer latinoamericana a la hora de ocupar un puesto laboral, es la flexibilidad.En Argentina, la participación femenina en nuevos emprendimientos ascendió de un 7,3% a un 13,35 registrado entre los años 2005 y 2007. Sin embargo, el fantasma de la crisis no es ajeno a este fenómeno, ya que este incremento se debe a que la ausencia de posibilidades laborales en relación de dependencia provocó la emergencia de proyectos personales.

En torno al futuro del trabajo los datos arrojados por la encuesta son interesantes: el valor que más aprecia la mujer latinoamericana a la hora de ocupar un puesto laboral, es la flexibilidad. En cambio,  los hombres se inclinan por trabajar para cobrar mejores salarios que les permitan ampliar sus contactos laborales y mejorar su jubilación. Otra de las cuestiones que hacen al futuro del campo laboral es que más del 41% de los entrevistados prefieren ser trabajadores en relación de dependencia de grandes corporaciones en las que puedan ascender, así lo manifestaron un 18% de mujeres entrevistadas. De esta forma, la seguridad laboral será un factor fundamental para las generaciones futuras, resignando a un segundo plano la posibilidad de afrontar nuevos desafíos en la ejecución de un proyecto personal.

La ausencia de emprendimientos propios
¿Por qué se hace tan complicado vivir de un proyecto personal?  La seguridad laboral es una cuestión que sigue marcando la posibilidad de crecimiento personal de las mujeres latinoamericanas, y Argentina no es ajena a esta cuestión. En países signados por el empleo en negro y una volatilidad del mercado laboral reglamentado por leyes de flexibilización del trabajo,  es lógico que lo que se elija sea la estabilidad frente a la posibilidad de asumir riesgos con mínimos respaldos legales.

¿Por qué se hace tan complicado vivir de un proyecto personal?  La seguridad laboral es una cuestión que sigue marcando la posibilidad de crecimiento personal de las mujeres latinoamericanas.En España, la situación es similar, según el informe GEM* "Mujer y desafío emprendedor en España", sólo el 8,2 por ciento de emprendimientos del año pasado fueron realizados por mujeres. ¿Dónde están las emprendedoras? Si se considera que  las mujeres españolas conforman el 50% de la población, los resultados de la encuesta demuestran que son mínimos sus proyectos personales. Esto puede deberse a la crisis actual y a la insuficientes ayudas económico financieras para emprender un proyecto personal. Luego de un encuentro con emprendedoras en Madrid,  la consultora española Marta Domínguez afirma que por un lado están las barreras externas que impone el entorno y por el otro las barreras que se pone la mujer. En el encuentro tres emprendoras aportaron su experiencia.

Según Olivia González, co-fundadora de MyO company,  las emprendedoras deben estar preparadas para un posible fracaso de su proyecto y asumir la necesidad de desechar el emprendimiento y seguir adelante con uno nuevo. Para Aurora Garal, co-fundadora de Worthidea,  una compañía que ofrece innovación abierta para las empresas, lo más importante de crear un proyecto personal es "hacer las cosas tú a la hora de tomar decisiones. Finalmente, Maitena Servajean apunta a la flexibilidad en la gestión pues hay que ser capaz de pasar de aspectos de alto nivel al nivel de detalle y viceversa varias veces al día.

Experiencias, opiniones, contrastes que aportan al debate. Es posible que el eje de los nuevos emprendimientos radique en encontrar una  salida a la crisis. La emergencia de nuevos mercados y la posibilidad de explorar nuevos ámbitos de comercialización aún no explotados, es una alternativa más que viable para evadir las consecuencias de un conflicto económico. Esta cuestión hoy es facilitada por internet y los trabajos free lance, que pueden brindar grandes beneficios económicos, ocupan menor tiempo y pueden realizarse desde el hogar aún teniendo otras responsabilidades familiares o laborales. Según la encuesta de PwC cuatro de cada diez entrevistados se imaginan trabajando desde espacios virtuales.

Quizás el futuro del emprendimiento sea la red, ya que satisface el principal valor que destacaron las personas encuestadas: la flexibilidad. Pero aun así ¿por qué la mujer sigue eligiendo la estabilidad frente a la posibilidad de asumir un riesgo propio? La preparación adecuada, la confianza en sí mismas y el coraje para tomar riesgos, pueden ser las vías que lleven a un futuro con más emprendedoras.

* El objetivo del Observatorio Mundial GEM, es conocer las últimas aportaciones sobre las variables que condicionan las actividades emprendedoras de las mujeres en el mundo.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado ARGENTINA en nuestra ZONA INTERNACIONAL?

Artículo anteriorIglesias y Giorgi: Asociación entre las Pymes españolas y argentinas
Artículo siguienteEl otro fuego