¿Poca memoria? Revisa tu tensión

102

Un estudio realizado por investigadores estadounidenses relaciona una alta tensión arterial con una mayor tendencia a tener problemas de memoria, incluso e personas jóvenes. El estudio sugiere que un tratamiento inicial agresivo de esta dolencia puede generar enormes dividendos.

Los investigadores indicaron que las personas a la que se había diagnosticado presión diastólica alta – una cifra elevada en el segundo número de la lectura de la tensión – eran más proclives a tener problemas de memoria (conocidos como deterioro cognitivo) que quienes tenían resultados normales.

El estudio, publicado en la publicación Neurology, es el más amplio en estudiar el vínculo entre tensión arterial alta y problemas de memoria.

"Impidiendo o tratando la tensión arterial alta podríamos impedir potencialmente el deterioro cognitivo, que puede ser precursor de la demencia""Es posible que impidiendo o tratando la tensión arterial alta podríamos impedir potencialmente el deterioro cognitivo, que puede ser precursor de la demencia", dijo el doctor Georgios Tsivgoulis, de la universidad de Alabama, en Birmingham, que encabezó el estudio, en un comunicado.

Los investigadores estudiaron a casi 20.000 personas de 45 años o más, que nunca habían sufrido una apoplejía o una mini apoplejía – una causa común de problemas de memoria. Más de un 7 por ciento tuvieron problemas de memoria, y casi la mitad estaban tomando medicación para la tensión alta, que se define como tener una lectura de 140/90 o más.

Por cada diez puntos porcentuales en la lectura del segundo número de la tensión, la posibilidad de que una persona tenga problemas cognitivos se incrementó un 7 por ciento, según los investigadores.

Los resultados persistieron incluso después de ser ajustados por otros factores que pudieron afectar, como la edad, el tabaco, el nivel de ejercicio, la educación, la diabetes o el colesterol alto.

"Estos últimos datos sugieren que la tensión alta puede ser un factor de riesgo para el deterioro cognitivo, pero serán necesarios más estudios para comprender la relación causa-efecto", dijo el doctor Walter Koroshetz, subdirector del Instituto Nacional para Trastornos Neurológicos y Apoplejías, que financió el estudio.

Una tensión alta no controlada puede causar apoplejías, infartos, fallos cardíacos o renales.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Actualidad y economía en nuestra ZONA INFORMACIÓN?

Artículo anteriorYoung directors award 2009
Artículo siguienteContra la perserverancia