Opiniones femeninas sobre el giro a la izquierda en Francia

455

Normal 0 21 false false false ES-AR X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

La  victoria de la izquierda en el Senado francés puede ser calificada como histórica: no había sucedido desde la instauración de la V República en 1958. ¿Pero cuál es el mensaje de las urnas? Ségolène Royal consideró que se trata de una sanción a la derecha, mientras que Nathalie Kosziusko-Moricet considera que el electorado exige mayor disciplina. Mientras el presidente Nicolas Sarkozy se reúne con la cúpula de su partido, nos preguntamos qué piensan las mujeres francesas.

Faltan apenas siete meses para las elecciones presidenciales. Como telón de fondo de la derrota de la derecha estarían las divisiones en el partido conservador. Para la ministra de ecología, Nathalie Kosziusko-Moricet, "no somos lo suficientemente disciplinados. Puede parecer extraña, porque siempre ha existido la idea, a lo largo de nuestra historia, de que la derecha es el partido del orden. Pero esto es un gran error, somos demasiado indisciplinados".

La candidata socialista a las primarias Martine Aubry sostuvo en varias oportunidades que una de las prioridades de su campaña sería la igualdad entre varones y mujeres.
Plana mayor preocupada

Sarkozy recibió en el Elíseo al primer ministro, Francois Fillon, y al secretario general de su partido Unión por un Movimiento Popular (UMP), Jean-François Copé. Poco antes, el ministro de Agricultura, Bruno Le Maire, dijo en los micrófonos de Radio Classique que la derrota es "una seria advertencia".

Por su parte, el ministro de Defensa, Gérard Longuet, advirtió en la emisora RTL que "se trata de una derrota que viene de lejos. En el Este hemos mantenido nuestros escaños, pero en el Oeste hemos perdido demasiados. Está claro que no estamos sabiendo comunicar nuestra política a esta parte del electorado moderado".

Sin embargo, la vocera del gobierno, Valérie Pécresse, restó importancia a los resultados electorales, subrayando que Sarkozy mantiene la mayoría en la Asamblea Nacional. "Esto no es en absoluto un punto de bloqueo para el gobierno porque, como ustedes saben, es la Asamblea Nacional la que tiene la última palabra", dijo.

Festejo socialista

Y mientras que la UMP se sigue preguntando qué ha pasado para perder la mayoría en el Senado, el Partido Socialista celebra la victoria de la izquierda viéndolo como un aperitivo de lo que puede suceder en las presidenciales del próximo año. El candidato François Hollande, uno de los favoritos del PS para las primarias que se celebrarán entre el 9 y 16 de octubre, calificó el resultado de los comicios como un "trauma para la derecha" y habló de una "descomposición" del sistema político de Sarkozy. A la vez, Ségolène Royal, rival de Sarkozy en los comicios de 2007, dijo que las elecciones al Senado, son "una sanción de extrema severidad de la política a la derecha".

La candidata socialista a las primarias Martine Aubry sostuvo en varias oportunidades que una de las prioridades de su campaña sería la igualdad entre varones y mujeres: remarcó que de ser elegida presidenta una de sus primeras acciones será presentar una ley instaurando la paridad de salarios entre los dos sexos. Sus contendientes serán Arnaud Montebourg, Manuel Valls, François Hollande, Segolene Royal y el presidente del Partido Radical de Izquierda, Jean-Michel Baylet.

 

Artículo anteriorDerechos Humanos en las fronteras del área comunitaria
Artículo siguienteDisfrutar de los logros, y de la lucha también