Obesidad y efectos adversos: dolor crónico

385

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 ¿Me duele porque no me muevo o no me muevo porque me duele? Esta es la pregunta más frecuente entre los pacientes obesos con dolor crónico. El tema se ha vuelto a plantear en X Congreso Nacional de la Sociedad Española del Dolor. ¿El resultado? Cuanto mayor es el Índice de Masa Corporal (IMC) mayor es la intensidad del dolor, muy especialmente si se trata de dolor articular o de espalda, aseguran los especialistas. La relación entre ambas enfermedades es directa y bidireccional: el dolor provoca sedentarismo que a su vez desencadena en la pérdida de masa muscular activa, provocando mayor obesidad.

Un estudio de 2012 asegura que el 26% de los niños españoles sufren sobrepeso y el 13% obesidad. El hecho de haber tenido sobrepeso u obesidad infantil es un factor de riesgo para sufrir dolor crónico. El dolor más frecuente entre los niños obesos es el dolor primario (el que no tiene una patología orgánica que lo justifique) de cabeza, piernas o abdominal. En cuanto al dolor crónico secundario, éste se localiza en diferentes partes del cuerpo, rodillas, tobillos, más común en niñas que en niños, espalda, dolor abdominal provocado por reflujo gastroesofágico y migrañas. Según los especialistas, ambas patologías pueden asociarse con un perfil psicológico determinado que suele presentar, como en el caso de los adultos, vulnerabilidad a la ansiedad o la depresión. Por lo tanto, el dolor crónico asociado la obesidad infantil se relaciona con unas consecuencias bastante negativas para los propios niños afectando su calidad de vida tanto física como psicológicamente.

Sinergia analgésica

"El éxito en la combinación de analgésicos depende de la relación de dosis adecuada y de la correcta interacción entre los mecanismos fisiopatológicos del dolor y el mecanismo de acción de los agentes implicados en la asociación", destaca el profesor Cecilio Álamo, catedrático de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alcalá de Henares, de Madrid, durante su intervención en el mesa "La seguridad como elemento clave en el tratamiento del dolor". Una correcta sinergia analgésica "puede aumentar el espectro para actuar sobre tipos diferentes de dolores y potenciar la eficacia del tratamiento, además de mejorar la tolerabilidad y la seguridad, y evitar interacciones perjudiciales", afirma. Además, las combinaciones a dosis fijas suponen una mayor comodidad para el paciente y mejoran su cumplimiento terapéutico".

Por su parte, el doctor Juan José Perez Lázaro, de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), ha presentado los datos de un informe nacional de seguridad en las unidades de dolor donde el 45,4% de los efectos adversos más frecuentes están relacionados con la medicación. Las técnicas invasivas constituyen el segundo escalón, con un 32,7%, y el tercero tiene que ver con la organización de los procesos asistenciales. Por lo tanto, "como opciones preventivas se deben considerar las siguientes: las modificaciones y mejoras en la organización asistencial, una práctica clínica adecuada, actividades formativas, protocolos de los procedimientos y una información específica dirigida al paciente, así como un listado de comprobación", explica.

 

Más de el 10% de los usuarios de teléfonos inteligentes son mayores de 65 años

En el actual contexto de crisis económica, las nuevas tecnologías se perfilan como una herramienta fundamental en el sistema sanitario y, desde luego, en el tratamiento de los pacientes con dolor. Por un lado, el 85% de los pacientes utiliza internet como fuente de información sobre sus patologías y, por otro, un 63% de los usuarios de móviles dispone de un ‘smartphone’, de los que más del 10% es mayor de 65 años. Estos son algunos de los datos aportados en la mesa "Las nuevas tecnologías de la información: ¿pueden aplicarse en el paciente  con dolor?", celebrada en el marco del X Congreso de la Sociedad Española del Dolor (SED) y XI Reunión Iberoamericana del Dolor, que tiene lugar en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Granada hasta el sábado. La respuesta a esa pregunta es afirmativa, según los expertos allí reunidos.

Dentro de las muchas opciones tecnológicas que se encuentran a disposición de pacientes y profesionales sanitarios, la más destacable es la telemedicina. Se trata de la prestación de servicios de medicina a distancia. La doctora María Redondo considera que "la telemedicina abarca desde una sencilla llamada telefónica entre dos profesionales de la salud para discutir un determinado caso hasta la utilización de avanzada tecnología de la comunicación e información para realizar consultas, con la realización de diagnósticos y hasta cirugías a distancia y en tiempo real". Las posibilidades de esta herramienta de trabajo van desde el diagnóstico inmediato y otros servicios instantáneos por parte de un especialista, hasta funciones de archivo o de educación remota. En este sentido, la doctora Redondo destaca que "con la teledocencia se pueden realizar sesiones de formación sin tener que desplazarse. Esta práctica resulta muy cómoda y productiva para los profesionales, dado el limitado número de horas con que contamos para formarnos". Los profesionales aseguran que en ningún momento es sustitutivo de la consulta, pero sí que es un complemento más que facilita la relación con el paciente.

Dentro de las ventajas de la teleasistencia destacan las siguientes: contribuye a la formación continuada, mejora la comunicación entre profesionales y pacientes, disminuye el tiempo de espera en las consultas y evita desplazamientos innecesarios  "En el caso concreto de los pacientes con dolor, esta herramienta puede ser de enorme utilidad, ya que en muchos casos sus desplazamientos pueden resultar complejos, innecesarios y costosos", comenta la especialista. 

Por su parte, la doctora María Rull dice de este instrumento que se está haciendo imprescindible en la asistencia de pacientes crónicos o con dolor. "Gracias a la teleasistencia se han evitado muchos ingresos o segundas visitas. En el caso de las personas con dolor, resulta muy útil, por ejemplo, para la monitorización del efecto de los fármacos. Si se trabaja con telemedicina, no hay necesidad de ingresar al paciente; tan sólo tendría que trasladarse a su centro de salud o incluso podría hacerse desde su propia casa". Asimismo, los especialistas afirman que esta técnica ayuda a controlar más y mejor al paciente dándole una atención más personalizada y haciéndole sentir más protagonista de su propia enfermedad.

Puedes acceder al programa completo del X Congreso Nacional de la SED y la XI Reunión Iberoamericana del Dolor en la página web: http://www.sedgranada2013.es/

Sobre la Sociedad Española del Dolor (SED)    

La Sociedad Española del Dolor (SED) es una asociación profesional, multidisciplinar y sin ánimo de lucro, fundada en junio de 1990 con la intención de promover trabajos científicos sobre los mecanismos y el tratamiento del dolor, sensibilizar a la sociedad sobre esta problemática y fomentar la mejora constante en la valoración y la terapia de los pacientes que sufren dolor.

La SED es un capítulo de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (International Association for the Study of Pain, (IASP) , así como un capítulo de la Federación Europea de Sociedades del Dolor (EFIC), que a su vez son referencia para temas de dolor en la Organización Mundial de la Salud.

En la SED se integran profesionales de distintas especialidades y grados, en su gran mayoría médicos. También forman parte de esta asociación otros profesionales no médicos, como farmacólogos, psicólogos y diplomados de enfermería.

Artículo anterior‘La empresa familiar permite transmitir valores de forma sencilla’
Artículo siguienteLa mujer y el desafío empresarial: España y EE.UU.