Obama y la ONU: empoderar a las mujeres

110

"El empoderamiento de las mujeres es una meta importante de por sí", indicó Ban Ki-moon, presidente de la ONU al tiempo que se ha elogiado la decisión del presidente Barack Obama de reanudar las contribuciones financieras de EEUU a ese organismo con fuerte énfasis en el bienestar de la mujer.


La exposición de Bank-Ki-moon fue durante la segunda la Reunión Ministerial del Movimiento de los Países No Alineados sobre el adelanto de la mujer. En este contexto, consideró que están "ante una valiosa oportunidad para seguir estimulando los avances en el tema crucial de la igualdad entre los géneros".

Mientras tanto,
acaba de ser anunciada por el flamante mandatario estadounidense, la derogación de una moratoria impuesta por el ex presidente George W.Bush durante siete años. La reanudación del aporte financiero a la UNFPA, se ha estimado en unos 250 millones de dólares anuales.

La UNFPA tiene entre sus prioridades la lucha contra la pobreza, el apoyo a los programas de salud para mujeres y los niños, la prevención del VIH-SIDA y la asistencia al sector femenino en materia de planificación familiar en 154 países. En este sentido fue la directora ejecutiva de ese organismo de la ONU, Thoraya Ahmed Obaid la que puntualizó que este claro signo del presidente Obama "es un fuerte mensaje de sus deseos de apoyar las causas que promuevan la paz, la dignidad y la igualdad para las mujeres y las niñas”. La especialista egipcia, juzgó que la decisión del Presidente estadounidense “ha llegado en el momento más crucial”. 

Bank-Ki-moon

En la reunión ministerial del MPNL, el presidente de la ONU "El empoderamiento de las mujeres es una meta importante de por sí, pero también es la clave para el logro de todos los demás objetivos internacionales más relevantes en materia de desarrollo. Esto se debe a que las mujeres, cuando gozan de buena salud, tienen empleos productivos y participan en la vida política, pueden impulsar las iniciativas encaminadas a erradicar el hambre, las enfermedades y la pobreza".

A pesar de reconocer que "se ha progresado de forma notable en las cuestiones relacionadas con el género y los países han tomado medidas para reducir la desigualdad en la enseñanza, el empleo y la representación política" dijo que sin embargo, queda un largo camino por delante. "La tasa de desempleo de las mujeres sigue siendo más alta que la de los hombres y las mujeres trabajadoras se ven relegadas a empleos de baja remuneración y escasa seguridad", remarcó.

Sobre la influencia de las mujeres en los círculos de poder dijo que  "Si de verdad queremos empoderar a las mujeres en el mercado de trabajo, debemos promover los principios del trabajo decente: igual remuneración, reducción de la segregación ocupacional y apoyo a las iniciativas empresariales de mujeres. También debemos tomar medidas que permitan tanto a los hombres como a las mujeres armonizar el trabajo con la vida familiar".

Expresó también la necesidad de "incrementar el acceso de las mujeres a los centros donde se toman las decisiones políticas y mejorar su situación en otros ámbitos, como el sector privado, el mundo académico, la sociedad civil y los medios de comunicación".Y finalizó alentando a intensificar las actividades orientadas a la salud materna, meta en la que el progreso ha sido más lento. "Debemos trabajar para que el acceso a la salud reproductiva sea universal para 2015. Cada año mueren más de medio millón de mujeres por complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto".

Artículo anteriorMujeres: 60 años de sufragio en Chile
Artículo siguienteErnst & Young, plan de igualdad