¡Alimenta tu éxito!

135

Cuando se inicia el camino del emprendimiento, cuando decidimos ser dueños de nuestro propio negocio, sabemos que los beneficios serán muchos, pero también los sacrificios. El horario de oficina de 9 a 5 muchas veces queda olvidado y las largas jornadas son cosa de todos los días. Entonces, ¿cómo tener la energía necesaria para ser una empresaria exitosa? La respuesta está en la comida que ingerimos y en los hábitos alimenticios que tenemos.

La “vida moderna” trae consigo la idea de la comodidad y conveniencia. Los restaurantes y opciones de comida rápida abundan. Y todo esto nos ha llevado a tener hábitos que en lugar de ayudarnos, nos hacen que “arrastremos” la cobija y cuando tenemos que hacer lo necesario para crecer nuestro negocio, el sueño, la pesadez y la flojera se apoderan de nosotros.

Estoy seguro que cuidar mi alimentación ha sido una de las mejores decisiones de mi vida, pues ha tenido un impacto directo en mi nivel de energía, en mi salud y, por lo tanto, en mi negocio.Yo tengo casi 9 meses de ser vegetariano y me siento super bien. (No te preocupes, no voy a tratar de convencerte de que comer carne no es bueno para tu salud). Estoy seguro que cuidar mi alimentación ha sido una de las mejores decisiones de mi vida, pues ha tenido un impacto directo en mi nivel de energía, en mi salud y, por lo tanto, en mi negocio.

Te presento a continuación 7 hábitos que te ayudarán a atraer más clientes:

1. Desayuna todos los días. El desayuno es la comida más importante del día porque, literalmente, sirve para romper un ayuno de varias horas. Si te saltas la primera comida, harás que tu cuerpo no reciba la cantidad necesaria de nutrientes y energía para funcionar durante las primeras horas del día.
Debes tomar un desayuno rico en proteína que ayude a tu cuerpo a funcionar sin necesidad de consumir muchos carbohidratos. Incluye cosas como huevo, nueces, cereales, lácteos, crema de almendra o cacahuate, suplementos de proteína y arroz integral.

2. Olvídate del azúcar. El azúcar se encuentra en muchos de los alimentos que ingerimos todos los días (sobre todo los procesados), como pan blanco, jugos envasados, etc. El azúcar logra darte un pico de energía que dura sólo unos minutos y después te hunde en la flojera y la somnolencia, además de aportarte muchas calorías vacías (que ya sabes en dónde terminan).
Consume jugos, frutas naturales y aguas frescas. Al poco tiempo te darás cuenta que no es necesario ponerles azúcar porque con la fruta es más que suficiente.

3. Olvídate de los alimentos congelados y listos para comerse. ¿Te encanta la sección de congelados o de alimentos preparados listos para meterse al horno de microondas? Si lo tuyo no es cocinar, tampoco caigas en el error de comprar todas esas comidas, que si bien te sacan de un apuro, no te aportan mucho, no son frescos y tienen muchos químicos para conservarlos y darles sabor.

Recuerda incluir SIEMPRE verduras y legumbres en todas tus comidas. Su aporte energético y de fibra lo notarás de inmediatoIntenta cosas sencillas como un sandwich de pan integral (lo puedes preparar con atún, jamón de pavo o quesos). Recuerda incluir SIEMPRE verduras y legumbres en todas tus comidas. Su aporte energético y de fibra lo notarás de inmediato.

4. Manténte alejado de la comida chatarra/rápida. La conveniencia de la comida rápida no lo voy a argumentar, pero su aporte, más allá de grasas y azúcares que no sirven para nada, es prácticamente nulo.
El que no sepas cocinar o no te guste cocinar, no es pretexto para recurrir siempre a la comida rápida. Tómate 20 minutos todas la noches, antes de irte a dormir, para prepararte un refrigerio, que puede incluir una fruta, un sandwich, nueces, pasitas o arándanos.

5. Haz todas tus comidas. Hay quienes argumentan que lo ideal es comer 5 o 6 veces al día, en pequeñas porciones, hay otros que dicen que lo ideal son sólo 3 o 4 comidas, pero lo importante, sea lo que sea que decidas que es mejor para ti, es que siempre hagas todas tus comidas.

Como empresarios, debido a citas, compromisos o simplemente por la carga de trabajo, muchas veces nos olvidamos de comer. Como ya lo dije en el punto 1, si no comemos, nuestro cuerpo y nuestro cerebro no tienen el combustible necesario para funcionar.

Si sabes que vas a tener un día complicado, prepara un sandwich para tenerlo a la mano. Las frutas y las ensaladas son una buena opción, pues no requieren mucho tiempo ni habilidades para prepararse.

 

Tu alimentación afecta directamente a tu desempeño en tu empresa, y por lo tanto, en los resultados que obtienes. Empieza a cuidar tu alimentación para tener la energía necesaria.6. Come con moderación. ¿Recuerdas cómo te sientes cuando comes sin parar? ¿No sientes que tu estómago va a reventar? Comer demasiado tiene 2 problemas: 1) si no haces ejercicio, pronto verás el alimento extra alrededor de tu cintura, y 2) estás sobrecargando a tu estómago cada vez que ingieres alimento, lo que atrofia su funcionamiento, y requiere más energía para digerir los alimentos.

Tómate siempre tu tiempo para comer, come lentamente masticando muy bien todos los alimentos (así le ayudas a tu estómago a digerir con mayor facilidad) y presta mucha atención a cómo te sientes.

7. Cuando es hora de comer, es hora de comer. Este hábito aún lo estoy trabajando, porque yo soy de los que mientras como, estoy leyendo, escribiendo lo que tengo que hacer, leyendo algo en el ordenador, etc. ERROR. Si vas a comer, vas a comer, y nada más.

¡Nuestro cuerpo es una verdadera maravilla y una máquina perfecta que necesita el mejor combustible para funcionar al máximo!

Recuerda que como te alimentes, impacta directamente en tu desempeño en tu empresa, y por lo tanto, en los resultados que obtienes. Si quieres crecer tu empresa, tener más clientes y ganar más dinero, empieza a cuidar tu alimentación para tener la energía necesaria.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado ARG/ESP Viceversa en nuestra ZONA INFORMACIÓN?

Artículo anteriorMás mujeres
Artículo siguienteEl yin y el yang a la hora de comer