Mujeres Líderes ¿Somos nuestra peor enemiga?

521

Si hay un porcentaje muy reducido de mujeres en puestos de alta dirección, es porque nosotras mismas decidimos frenar nuestras carreras profesionales en varias etapas clave de nuestras vidas, quizá sea necesario un cambio de chip.  

Aunque todavía  a la hora de contratar directivos exista cierta reticencia a elegir mujeres para ocupar esos puestos, lo cierto es que son muchas las ventajas de tener en la empresa una mujer directiva; por ejemplo, su polivalencia, capacidad organizativa y de trabajo. En Hays España las mujeres tienen una representación del 33% en el comité de dirección.

Las estadísticas demuestran que las mujeres no llegan a posiciones de alta dirección en ninguna profesión en ningún país del mundo ¿Falta de oportunidades? ¿Distintas prioridades? ¿Más responsabilidades? El debate está abierto.Todavía son muy pocos los que se atreven a hablar abiertamente de la situación de la mujer directiva en el mercado laboral actual ya que la realidad es bastante pesimista. Las estadísticas demuestran que las mujeres no llegan a posiciones de alta dirección en ninguna profesión en ningún país del mundo ¿Falta de oportunidades? ¿Distintas prioridades? ¿Más responsabilidades? El debate está abierto.

No se trata de crear nueva legislación o poner en marcha iniciativas revolucionarias; el cambio tiene que venir de las propias mujeres directivas. En 2012 la Jefe de Operaciones en Facebook, Sheryl Sandberg escribió un libro “Lean In” con una visión mucho más transgresora sobre el asunto.

Planteó el cambio de algunas características innatas que posee la mujer y que moldea su personalidad  para triunfar en el mundo laboral. Hay cinco aspectos clave.

  • A diferencia de los hombres, existe la tendencia a asumir un segundo plano en la alta dirección y no atribuirse éxitos. Por ejemplo, si se pregunta a un Director General a que se debe el aumento en facturación lo más probable es que responda que ha sido por una estrategia nueva que ha implementado, pero si se hace  la misma pregunta a una mujer, hablará de su equipo sin atribuirse todo el mérito a ella misma.
  • Compartir las responsabilidades del hogar y de los hijos al 50% con la pareja. Si, en una casa, los 2 trabajan, lo justo es que los 2 compartan todas las tareas, y la responsabilidad, ¿por qué todavía cuando un niño está enfermo, es la mujer la que se tiene que ir del trabajo para cuidarle?
  • Seguir trabajando con la misma ambición,  y aceptar nuevos proyectos y promociones incluso en situaciones que no son las más óptimas en determinados momentos vitales, por ejemplo durante los últimos meses de gestación.
  • La motivación es clave para alcanzar el liderazgo empresarial. El trabajo tiene que ser suficientemente interesante y estimulante para estar dispuesta a priorizarlo ante otros aspectos de la vida.
  • Es muy importante exigir que se valore el trabajo realizado por la mujer de la misma manera que el hombre, todavía existen grandes diferencias salariales que hay que intentar reducir para conseguir la igualdad en el mercado laboral, no sólo de oportunidades también económicas.

El cambio tiene que venir de una misma para que cuando futuras generaciones de mujeres accedan al mercado laboral se encuentren con un panorama esperanzador en el que haya un mayor porcentaje de mujeres líderes. Sólo de esta manera se conseguirá el éxito profesional y conseguir cambiar la situación actual.

 Otros artículos de nuestr@s columnistas…

 

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?         

 

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Artículo anteriorJoana Amat, nueva presidenta de Fidem
Artículo siguienteDarwinismo socio-espiritual vs Gandhi