Mujeres en literatura o el sillón de terciopelo

194

Las estadísticas dicen que las mujeres leemos más que los hombres; según esto, los suplementos culturales, las revistas literarias, las páginas electrónicas y blogs dedicados a la lectura, deberían estar plagados de reseñas, comentarios y aportaciones de estas mujeres. Sin embargo, esto no es así.

En publicaciones electrónicas de referencia, como El Cultural, los blogs que, se supone, están dedicados a opiniones independientes, pertenecen a hombres: solo una bloguera y cinco blogueros. (Aparte de que los contenidos -como ya comenté en otra ocasión- hablan mayoritariamente de escritores).

En un reciente concurso de la Revista EÑE, se cita: «2074 relatos enviados desde treinta y seis países. […] El treinta y un por ciento, escritos por mujeres»; un porcentaje que no se corresponde con la lista de personas premiadas: solo una ganadora y nueve ganadores. Esta afortunada escritora es Verónica Martín, «Licenciada en Filología Hispánica, autora de la colección de relatos Todo es perfecto y galardonada con varios premios»; premios que sí se detallan, por poner un ejemplo, en el caso de su compañero Marcelo Luján, cuya «obra ha sido galardonada con el premio de Novela Ciudad de Getafe y el Kutxa Ciudad de San Sebastián, entre otros».

En un reciente concurso de la Revista EÑE, se cita: «2074 relatos enviados desde treinta y seis países. El 31%, escritos por mujeres»; un porcentaje que no se corresponde con la lista de personas premiadas.
Esto es lo oficial, lo subvencionado, las empresa establecida, cuya edición impresa o suscripción electrónica hay que pagar (con un precio un poquito alto para mis cinco millones de amigas y amigos en paro).

Más mujeres es espacios marginales
En cambio, en las iniciativas particulares que se realizan por el más estricto amor al arte, vemos que esa minoritaria presencia se traslada al sector masculino. Por ejemplo, la revista Inventio Magazine, que acaba de despegar, ha contado con la participación de veintiún profesionales en su número 0, diez de los cuales son mujeres. Se trata de una publicación electrónica, gratuita, que seleccionó a sus colaboradores, fundamentalmente pertenecientes al mundo de la cultura, a partir de un anuncio en la Red. (Y esto a pesar de contar tan solo con una mujer en el equipo directivo).

Sabemos que existen numerosos blogs dedicados a los libros, que pertenecen a mujeres y en los que escriben fundamentalmente mujeres. Permítanme citar www.unaemocioncontenida.megustaescribir.com, un blog dentro de la «red social literaria de Random House Mondadori», creado y coordinado por Sabela Moralejo, que da cabida a los y las que quieran colaborar recomendando sus propias lecturas. Aquí dejamos nuestra aportación esporádica cuatro mujeres (con ella misma) y un hombre.

Es evidente que no todas las lectoras somos escritoras o profesionales de la cultura, pero hay más de las que vemos. Existe una barrera que no se puede traspasar (llámenlo «techo de cristal») y por la que hay profesionales que no pueden ejercer sino de manera marginal, no remunerada; razón por la cual tampoco podrían llamarse profesionales.

Así pues, es necesario seguir trabajando para no continuar sentaditas en nuestro sillón de terciopelo, leyendo novelas sobre costuras y maternidad y plasmando nuestras opiniones en pósits.

*Pilar Jódar es filóloga, investigadora en Teatro español actual y docente de Literatura española e hispanoamericana.

 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Estudios/Informes/Datos  en nuestra ZONA INFORMACIÓN?  

 

Artículo anteriorSólo un 13% de mujeres llegan a catedráticas
Artículo siguienteEsperanza Aguirre espera que la izquierda no manipule el 15-M