Mujeres emprendedoras en Tecnología: un reto por delante

500

"Mujeres, Emprendiduría y Tecnología: un terreno por conquistar" fue el inspirador título del debate en el que participaron Ana María Llopis, Fundadora de Ideas4all, Patricia Araque, Cofundadora de Ellas 2.0,  y Carmen Becerril, Presidenta de Acciona Energía, Catalina Parra de la Fundación Hazloposible y Mónica de Francisco, delegada en Castilla León de Siemens.

Con el objetivo de fomentar el impulso emprendedor por parte de las mujeres en el sector tecnológico, la Fundación José Manuel Entrecanales organizó un encuentro en el que se debatió sobre las características y motivaciones de las emprendedoras, sus limitaciones y oportunidades a la hora de irrumpir en el terreno tecnológico. La idea es encontrar las vías para impulsar el emprendimiento femenino en sectores tecnológicos de cara a mercados emergentes. Lo hizo en colaboración con la Comunidad de Madrid, el IE Business School y Siemens con un panel mujeres que dieron muchas claves de por dónde ir.

"Los entornos de poder,
los que te ayudan a subir, suelen ser masculinos y tienen que admitirnos"

Carmen Becerril.

Juan José Güemes, Vicepresidente Económico y Director del Área de Emprendedores de IE ofició de presentador y moderador y Rosa María García, Presidenta de Siemens España, dio el discurso inaugural alentando la vocación emprendedora y contando su propia historia y experiencia hasta llegar a la posición que hoy ocupa. José Javier Conde, Director de Talent Acquisition & Development Siemens España y Luis Rivera Novo, Director de la Fundación Entrecanales, también participaron dando elementos para un diagnóstico y pautas para el debate.

Rosa María García se refirió a su año sabático "estaba enferma, agotada, tenía que reencontrarme conmigo misma y ante una disyuntiva: a pesar de tener sólo 47 años uno puede ser Consejero y que le duela poco el estómago, cobre mucho pero no tenga esa tensión de crear nada; puedes ser ejecutivo de una compañía, que te duela mucho más el estómago y tenga miles de personas bajo su responsabilidad; o podía convertirme en emprendedora, pero he de reconocer que me faltaron muchas cosas. Por eso me impresiona estar delante de vosotras y lo hago desde la humildad de quien sabe que no sabría hacerlo. Pero con la tasa de paro actual, no va a quedar más remedio que reinventarse, aprender, sacar coraje y que la crisis nos saque algo que hasta nosotros ignoramos. Todavía el 56% de los jóvenes quiere ser funcionarioy sólo el 4% de menores de 30 años piensa en emprender. Las mujeres tenemos una buena forma de emprender porque cuando lo hacemos mayormente nos va bien, porque somos conservadoras, pedimos poco…pero la mala noticia es que no crecemos. Esta sociedad no está haciendo que las mujeres piensen que el sector tecnológico es una oportunidad. Y eso es lo que hay que cambiar".

Carmen Becerril apuntó que lleva ganándose la vida con la energía desde hace muchísimo tiempo pero confesó que en algún momento de su vida le gustaría ser eprendedora pues es hija de emprendedor. Pero hablando de mujeres emprendedoras, arrojó datos de una serie de universidades norteamericanas en las cuales de 4.000 estudios de investigación al 50% masculinos y femeninos y cómo los proyectos quedaron en el camino. "Casi el 100% de los hombres los llevaron adelante, en tanto sólo un 40% de las mujeres lo hicieron y fueron muy pocas las que decidieron llevar su desarrollo tecnológico a startup aunque todas y todos tenían formación técnica. Es más determinante la iniciativa y el concepto de innovación que el de la formación. Emprender es una cosa seria, hay que ser valiente".

Mónica de Francisco, habló de los valores del emprendimiento y de la necesidad de las empresas de contar con gente que los tenga. Se refirió a la experiencia de Siemens en relación a los proyectos en los que se premian las ideas y habló de la importancia de impulsarlas. 

Catalina Parra dijo que el ejemplo de su padre fue vital y que es un problema de masa crítica no sólo porque hay pocas mujeres formadas en tecnología sino pocas las que se atreven a emprender. "Siendo más mujeres las que nos atrevamos en este campo serán también más las que se atrevan en este campo."

Patricia Araque puso el eje en que las mujeres tendemos a la eficiencia y a la sostenibilidad y pasamos muchas horas trabajando, en el ostracismo. "Olvidamos que el networking, y eso lo saben más los hombres,  forma parte del trabajo y que para hacer negocios hay que hacer redes.Ellas 2.0 tiene que ver con conectar, acercar a las mujeres al mundo corporativo, al de la inversión y a salir, exponerse. Eso es responsabilidad nuestra. Debemos mostrarnos y eso hay que trabajarlo".

"Los entornos de poder, los que te ayudan a subir, suelen ser masculinos y tienen que admitirnos" agregó Carmen Becerril. A partir de cierta edad, en la que la condición femenina tiende a la invisibilidad, el networking es básico para emprender porque hay barreras culturales que van más allá de tu voluntad.

Ana María Llopis discrepó diciendo que el mundo está cambiando y hoy el networking ya no es el entorno del golf o de la caza, tan masculinos. "El entorno del entrepreneurship es mucho más conciliador y más mixto. El mundo femenino está muy bien admitido, también en el de los ángeles y en el del capital riesgo. Lo más importante para quien emprende no es ser hombre o mujer sino tener pasión. Si la tienes corre la voz y el networking viene solo, que los demás sepan que vas a ir por todas. Un buen elevator pitch, un buen equipo te abre las rutas de la financiación. El 80% del dinero va a los hombres porque piden más. Nosotras pedimos poco porque pensamos que el resto lo haremos con trabajo y esfuerzo pero luego nos pasamos mirando el cash flow, eso que es más importante que tu madre. Tienes que tener la espalda cubierta para pensar en lo fundamental.También somos buenas en el intraemprendimiento, nos cuesta salta fuera pero somos disruptivas dentro de las empresas.Las mujeres en este momento están haciendo más spinoff que los hombres, tiene más prototipos y está en beta permanente."

La mirada de la Fundación

Desde el punto de vista y la experiencia de la FJME, a la hora de promover iniciativas empresariales novedosas que contribuyen al desarrollo sostenible, las mujeres emprenden poco. Como dato de partida, reconoce que de las muchas propuestas de emprendedores que han pasado por sus manos en estos dos últimos años, sólo un 5% venían de mujeres en  un rango de edad de 35 a 45 años.

Si bien, las estadísticas demuestran que la mayoría de mujeres que lideran startups, crean empresas que tienen que ver con negocios de comercio y servicios como la hostelería, la moda o la educación, faltan emprendedoras en áreas tecnológicas en el campo de la ingeniería, energía y TICs.

En España, el 60% de alumnos que termina los estudios universitarios son mujeres, pero de ellas sólo el 29% hace carreras técnicas. Hay muy poca participación femenina en sectores como el de la electrónica, el de la mecánica o el de la energía, dejándose  a un lado muchas oportunidades en sectores emergentes de la economía. Mucho queda todavía de resquicio cultural al considerarse que muchas de estas carreras son industrias de hombres y no de mujeres, aunque poco apoco detectamos que esto puede estar cambiando.

Faltan emprendedoras en áreas tecnológicas en el campo de la ingeniería, energía y TICs. A nivel general en nuestro país, aproximadamente 4 de cada 10 emprendedores son mujeres, acaparando principalmente el sector de comercio y servicios al que nos referíamos antes. En la mayoría de los casos, son negocios mucho menos rentables que otros liderados por hombres y requieren mucho menos capital. Parece que partiendo de muchos estudios realizados, a las mujeres les da más miedo emprender porque temen equivocarse, encuentran mayores problemas a la hora de conciliar su vida familiar con la laboral, y les cuesta bastante más conseguir financiación externa que a los hombres. De estos estudios se desprende también que a la hora de emprender, a las féminas les falta carácter competitivo y más determinación, aunque no les falte preparación y ganas de realizarse en este mundo de la emprendeduría.

El resultado de todo esto muestra además, una escasez de empresarias jóvenes, a pesar de que en muchos casos estén más formadas que los hombres y resulten más dotadas a la hora de generar ideas, innovar y comunicar.

Es hora de que la mujer conquiste un espacio relevante en el sector tecnológico y empiece a mirar hacia sectores con más  posibilidades y mayor potencial dentro del desarrollo sostenible. Para conseguirlo ha de buscar mercados emergentes y mejorar su networking con otras emprendedoras, pero también depende de factores externos como disponer de programas específicos de apoyo a mujeres emprendedoras y de mayor financiación por parte de las entidades a través de productos específicos para mujeres. Un ejemplo estupendo de la determinación por promover proyectos de este tipo lo abandera el IE Business School con Siemens. Ambos y conjuntamente han lanzado desde España un concurso a nivel europeo "Women Entrepreneurs in Europe" en el que se buscan emprendedoras, especialmente ingenieras, con una idea innovadora preferentemente enfocada a la sostenibilidad. Las seleccionadas obtendrán una beca para venir a España y desarrollarla dentro del IE Business School.

Desde la Fundación José Manuel Entrecanales, animan a las mujeres en España a presentar sus proyectos más o menos avanzados, pero ya constituidos como empresa, dentro de los sectores de las energías limpias, eficiencia energética, tratamiento de agua o TICS. Creemos que la conquista de la mujer en el terreno tecnológico marcará un nuevo hito en la historia de la Sociedad.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Emprendedoras en nuestra ZONA MUJERES? 

Artículo anteriorSobre el lenguaje: 2 +2 son 4 y metonimia, la parte por el todo
Artículo siguiente50 becas para estudiar inglés un año fuera de España