Mujeres al volante: adiós a los tópicos

223

He de confesar que mi reacción inicial fue de sorpresa. Pero enseguida me dije: avanzamos; igualdad y diversidad van abriendo su camino. Ocurrió cuando durante mis vacaciones, me decanté por utilizar el transporte público para desplazarme de Santander a Bilbao. Al subir al autocar fue una conductora quien recogió nuestros billetes. En el trayecto de vuelta también una mujer estaba a los mandos.

Desconozco si la empresa que opera el servicio, en sus orígenes una pequeña compañía asturiana, hoy una de las grandes multinacionales del transporte, ha incluido en su política corporativa el fomento de la igualdad y la no discriminación. Puede que ésa sea la razón de que empecemos a encontrar mujeres al volante de sus autocares. Sea cual sea el motivo, juzgo muy positivo que la mujer vaya encontrando su lugar en cada vez más profesiones hasta hace muy poco reservadas a los hombres.

Sea cual sea el motivo, juzgo muy positivo que la mujer vaya encontrando su lugar en cada vez más profesiones hasta hace muy poco reservadas a los hombres.Conductoras profesionales
Porque esto que parece una novedad y empieza a ser realidad en España, viene siendo habitual en otros países. Recuerdo como nos sorprendía hace años ver a mujeres al volante de taxis y autobuses, cuando por motivos profesionales viajábamos con frecuencia a los países escandinavos. Y nos preguntábamos cuando veríamos algo similar en España. Pues bien, parece que por fin todo llega.

Aprovechando el tiempo libre que proporciona el verano he investigado un poco para ver si estábamos ante algo puntual o si, por el contrario, es ya una tendencia consolidada. Y descubrí que no, no es un hecho aislado. La incorporación del género femenino a los mandos de vehículos de transporte público empieza a ser significativa. En algunas regiones hay programas que fomentan la inserción de la mujer en este terreno. Y determinada provincias o localidades hacen gala de ser las pioneras. Así, Ourense afirma ser la provincia con más mujeres conductoras de autobús, mientras Donostia asegura ser la ciudad que cuenta con mayor porcentaje de conductoras de autobuses públicos urbanos.

Derribando tópicos
No puedo evitar recordar tantos comentarios machistas que denostan a la mujer al volante, producto muchas veces del despecho de algunos, al ver que se derriban los muros de lo que consideraban su “coto” y han de hacer hueco a las nuevas compañeras. Tópicos que tampoco resisten un análisis pormenorizado del que se concluye que, en general, los hombres conducen de forma más imprudente que las mujeres y suelen ser menos cuidadosos a la hora de controlar la bebida antes de ponerse al volante. El accidente de tráfico se ha convertido en una de las principales causas de fallecimiento de los varones adultos.

En general, los hombres conducen de forma más imprudente que las mujeres y suelen ser menos cuidadosos a la hora de controlar la bebida antes de ponerse al volante.

Ello no quiere decir que el hecho de ser mujer garantice una excelente conductora. Pero la generalidad demuestra que cuando cogen el automóvil no suelen adoptar los patrones de conducta agresivos del hombre, no se dejan llevar por las hormonas, ni se creen que estén compitiendo en un rally.

Por supuesto hay excepciones. Recordarán que en un artículo reciente hablábamos de cómo algunas mujeres podían asumir comportamientos machistas y acabar actuando como un macho más, al incorporarse a entornos profesionales predominantemente masculinos. Por fortuna, en el mundo de la conducción, parece que esto no ha ocurrido.

Por mi parte, seguiré utilizando siempre que pueda el transporte público, que considero más cómodo, ecológico y confortable. Y cuando vea que el asiento del conductor lo ocupa una mujer, me sentiré igual de seguro. O tal vez más, porque sabré que, aparte de ser una profesional de la conducción quien me lleva, ocupar ese puesto le habrá costado un esfuerzo mayor.

*Directivo prejubilado de Telefónica y colaborador de Fundación Telefónica. Ingeniero de telecomunicación, experto en TIC y RSE.

Otros artículos de este columnista…
*¿Creías que sabías? Escucha a un adolescente
*Vacaciones: toca desconectar; toca colaborar
*RSC: El zorro y el gallinero

 

 

 

Artículo anteriorEsos pobres desprestigiados…
Artículo siguienteQue l@s últim@s apaguen la luz y l@s que van llegando ¡avisen!