Menos del 8% de mujeres en equipos que negocian la paz

119

El Encuentro de Alto Nivel para la Promoción del Liderazgo de las Mujeres para una Paz Duradera en el Conflicto Palestino-Israelí, contó con la participación de personalidades internacionales en la mediación y en la negociación en los procesos de paz.  Los actos comenzaron con una condena conjunta a los ataques del ejército de Israel sufridos por el convoy de ayuda humanitaria que se dirigía a Gaza y en los que murieron nueve personas.
 
Inés Alberdi, directora ejecutiva de UNIFEM y presidenta de la Comisión Internacional de Mujeres para una paz palestino-israelí justa y duradera (CIM), ha inaugurado el acto llamando la atención sobre la ineficacia de la Resolución 1325 de las Naciones Unidas en varias de sus líneas, a pesar de celebrarse ahora el décimo aniversario de su aprobación.

Según los datos de UNIFEM de la última década., del total presupuestado para la recuperación tras un conflicto armado en todo el mundo, sólo un 8% se ha dedicado a la reparación de las mujeres víctimas.“Hay una incidencia pavorosa del uso de la violencia sexual en conflictos armados, y además falta financiación en la recuperación y reparación para las mujeres después del conflicto”, ha indicado. Según los datos de UNIFEM de la última década., del total presupuestado para la recuperación tras un conflicto armado en todo el mundo, sólo un 8% se ha dedicado a la reparación de las mujeres víctimas.
 
Alberdi ha celebrado que desde el año 2000 hay 27 países en los que al menos el 30% del parlamento está ocupado por mujeres. No obstante, la presencia de mujeres en las negociaciones de paz y en la mediación de conflictos permanece siendo muy escasa. En los últimos años, “en los equipos que negocian la paz, menos del 8% de participantes eran mujeres; en los equipos de mediación eran menos del 4%”, ha destacado.
 
Para Alberdi, es primordial contabilizar y obtener estadísticas, “de las mujeres sentadas en las mesas de negociación, de las mujeres violadas, de los hombres que permanecen en su puesto después de haber abusado de una mujer…”, para que sean visibles, y para poder generar una respuesta.
 
Anat Saragusti, directora ejecutiva de la Agenda – Centro Israelí para la Comunicación Estratégica, ha destacado la importancia de la CIM “porque es un mecanismo único: todas hablamos con la misma voz”. Ha resaltado que gracias a este punto de encuentro, las mujeres de las dos caras de este conflicto, israelíes y palestinas, junto a las mujeres de cualquier parte del mundo, mantienen el diálogo cualesquiera que sean las circunstancias.

Desde el año 2000 hay 27 países en los que al menos el 30% del parlamento está ocupado por mujeres. No obstante, la presencia de mujeres en las negociaciones de paz y en la mediación de conflictos permanece siendo muy escasa.“Somos mejores en llegar al consenso, y en ver a los demás”, ha señalado, y ha concluido que la única vía para alcanzar la paz entre ambos pueblos es el diálogo. “No hay atajos. Hay que tratar todos los problemas con profundidad, resolverlos todos”.
 
Sahar Qawasmeh, miembro del Consejo Legislativo Palestino, ha coincidido con ella en que la única solución al conflicto es la creación de dos estados independientes, y ha reclamado la necesidad por trabajar por las mujeres, víctimas más indefensas del conflicto.
 
“Son las que pagan el mayor precio en la zona de conflicto, y sin embargo son las mujeres las que crean un diálogo que se sostiene fuera de las fronteras, crean redes, hacen lo que no han podido hacer los políticos”, ha añadido Saragusti.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Políticas y funcionarias en nuestra ZONA MUJERES?

Artículo anteriorEl primer mandamiento
Artículo siguiente5 formas de bajar el estrés