Marian Salzman: prosumidores de vida sencilla, complejos y conectados

125

Dice Marian Salzman, una de las cinco investigadoras de tendencias sobre consumo más notables de la actualidad, que es la era de los prosumidores. Esta nueva raza de productores/consumidores, tiene el poder de decisión sobre si pagar o no un servicio y ya no dialoga sino que "trialoga"; es más sensible, está conectado pero no pierde intimidad y el tiempo y la desconexión total son su mayor lujo.

Lo que viene -asegura Salzman mientras hace girar un tacón con magistral equilibrio sobre el pulgar derecho de su pie- son fundamentalmente un 80% de "triálogos" interesantes y productivos y otro 20% peligroso: engaños virtuales, promoción del vicio, ataques al prosumidor con casos de bullying digital. "Todo esto habrá que saber gestionarlo pues vivimos en un mundo en el con un clic podemos alcanzar lo bueno y lo malo, en que difícilmente podamos escondernos y ocultar nuestros secretos".

¿Qué cambios traerá el "prosumismo"? Según Salzman, la gente saldrá fortalecida, pasará más tiempo en su casa y le dará más valor a su tiempo

Vivir con sencillez una sola vida

¿Qué cambios traerá el "prosumismo"? Según Salzman, la gente saldrá fortalecida, pasará más tiempo en su casa y le dará más valor a su tiempo: "Seremos wikis involucrados en proyectos comunitarios para estar más unidos y con el objeto de ser más fuertes en todos los entornos". La tendencia, asegura la gurú es que vida y trabajo, se mezclen mucho más, confluyan en un mismo cauce y entonces el gran lujo del prosumidor será ir a un hotel donde logre desconectarse durante unos días: "En ese momento apagará todos los instrumentos que siempre llevaba consigo encendidos y logrará la desconexión total y la conexión consigo"

Esto también tiene que ver con la tendencia a la simplificación: soluciones más sencillas, menos proveedores, menos marcas, menos intromisión en su vida, menos confusión y más productividad. La experiencia de los demás será fundamental para el prosumidor pues sólo escuchando atentamente tomará sus decisiones más acertadas.

La vida personal y laboral serán una, pera a ella se añadirá el estudio y el ordenador será un elemento educativo. Para el prosumidor, demografía y geografía ya no serán tan importantes porque gestionará la información de manera proactiva por la mayor socialización de los entornos, sin perder por ello la intimidad: la conexión on line y el compartir esa información no implica necesariamente estar físicamente frente a un interlocutor. "Lo haremos -dice Salzman– desde casa, donde pasaremos más tiempo y  nuestro hogar será rediseñado para recibir a dos o tres generaciones más".

La vida se volverá hiperlocal y no masiva para un prosumidor que quiere sentirse audaz y experimentar nuevas experiencias sin extremos porque es más equilibrado, responsable y comprometido. Sus atributos son la confianza, la exhuberancia, protagonista de una nueva vida social donde la geografía, el tiempo, la política y la religión ya no existen.

Marian Salzman, presidenta de Euro RSCG Estados Unidos, autora de Next Now: Trends for the future y The future of men, fue invitada por Fundación Telefónica dentro del marco de los debates "Diez conceptos que están cambiando el futuro" que esta vez moderó con soltura José de la Peña. Víctor Gil, sociólogo y analista de tendencias de consumo, marketing y comunicación y autor de los libros Crossumer y Coolhunting; y Marc Alba, socio de Innovación de Everis, experto en prosumidores y autor del libro i-empresarios también aportaron su visión y contribuyeron al intenso debate.

Las paradojas del prosumidor

"La investigación no es otra cosa que convertir el dinero en ideas, y no a la inversa, que respondería a la mentalidad tradicional"
Marc Alba

Gil señaló que el prosumidor es el consumidor que va un paso por delante del resto, ya que "desconfía de la comunicación de las marcas porque sus expectativas se han visto defraudadas, es difícil de persuadir porque conoce los conceptos y estrategias básicos del marketing y muestra un rol activo en el uso de las TIC para validar los mensajes". Sin embargo, encierra una paradoja: cuanto más crítico ha sido con las marcas, ha conseguido a la vez que éstas sean más honestas. Esto ha revertido en una comunicación publicitaria más veraz y honesta y por ello el prosumidor, empieza a aceptar de mejor grado. Gracias a esta acción de control, para Gil los medios y las empresas son más transparentes y aumentan su credibilidad. Sin embargo, aumentó la desconfianza del prosumidor sobre las opiniones que se encuentra en la Red pues suelen estar manipuladas por la acción de las marcas en el campo de los social media y porque no se fía de la gente que no conoce.

Marc Alba, apuntó a la necesidad de crear aplicaciones en las empresas que satisfagan las demandas de los prosumidores y su potencial infinito. Para las empresas, la innovación puede darles respuestas: , la que le dice al empleado lo que debe hacer". A la empresa dijo Alba, le interesan los hombres y las mujeres "H" cuyo valor potencial latente está en la parte que la H tiene abierta y no en la que encierra. Por eso invita a que activen aquello que pueden hacer para transformarlo en valor: "los empleados deberían poder activar el gen latente de la innovación, no como un ejército obligado, sino como prosumidores, desdibujando las fronteras entre clientes y proveedores, combinando la innovación clásica con las nuevas formas de explotar el talento".

También te pueden interesar…

 

Artículo anterior`Juventud en Movimiento´ para la movilidad laboral de la juventud europea
Artículo siguienteEslizafrenia