María Jansson: La dificultades para la igualdad en Suecia

349

"Es un problema que casi una tercera parte de los municipios ni alcancen el 40%",  dice la politóloga Maria Jansson. Según ella, el desarrollo es demasiado lento, y se ha estancado alrededor del 40%, y así, con un 38% se cumple con los requisitos de la ley de igualdad, aunque está más cerca del tercio que de la mitad.

Después de las elecciones de 2006, 96 municipios tenían menos del 40 por ciento de mujeres en el ayuntamiento. En 2002 eran 102. Estas cifras sugieren que cada vez más ayuntamientos se acercan a la igualdad. Pero los ayuntamientos de Suecia todavía están lejos de la igualdad. En el 80% de los 290 ayuntamientos la proporción de mujeres todavía es menor del 40%, después de las elecciones de septiembre pasado.

Después de las elecciones de septiembre, contando los miembros de ambos sexos de los ayuntamientos de Suecia, las mujeres son un 43% y los hombres un 57%. La proporción de mujeres ha subido un poco desde 2006 cuando la cifra era 42,3%.

"Tenemos un sistema de gobierno democrático y la mitad de la ciudadanía son mujeres, entonces está claro que las mujeres tienen que participar e influir"Pero Maria Jansson, politóloga en la universidad de Estocolmo, considera que el desarrollo es demasiado lento. Según su punto de vista, la proporción de mujeres parece haberse estancado alrededor del 40%. Mientras la proporción de mujeres u hombres quede dentro de 40/60% cumple los requisitos por lo que se considera igualdad cuantitativa.

"Si hay un 40 por ciento o más, es correcto, pero se debe tener en cuenta que el objetivo es el equilibrio. Con el objetivo fijado en el 40/60 existe el riesgo de percibir como si se hubiera logrado alcanzar el 38 por ciento, pero no es así ya que esta cifra en realidad está más cerca de una tercera parte que de la mitad", dice Maria Janson.

Hay otras formas de visualizar la proporción entre mujeres y hombres en la política local. Los hombres, por ejemplo, son más de la mitad de electores en 267 de los 290 municipios en total que existen en el país. Las cifras hablan por sí mismas. Para Maria Jansson, sigue siendo un problema conseguir el equilibrio entre hombres y mujeres.

¿Qué significa para la política que las mujeres estén insuficientemente representadas? "Es difícil decir exactamente qué significa a nivel político. Pero históricamente, la presencia de mujeres ha influido en los temas que han surgido en la agenda política, y en cómo han sido formulados", dice Maria Jansson.

Parlamentos municipales
Entre los municipios suecos, la proporción de mujeres es mayor en Bräcke, en el condado de Jämtland, donde las mujeres han sido elegidas en un 57%. Mullsjö, en el condado de Jönköping, tiene la mayor proporción de hombres, 71,4%. En consecuencia, la proporción de mujeres es la más baja del país con un 28,6%. Baja proporción de mujeres tienen también Sävsjö (28,9%) y Örkelljunga (29,5%). Los tres últimos son los únicos ayuntamientos donde la proporción de hombres sobrepasa el 70 por ciento.

Mullsjö es un municipio pequeño con tan sólo 7 000 habitantes. En el ayuntamiento hay un total de 35 trabajadores de ambos sexos. Después de las elecciones la distribución era de 25 hombres y 10 mujeres. Ingemar Eriksson (Moderados -conservadores-), presidente del parlamento municipal, no encuentra explicación para justificar que la proporción de mujeres sea tan baja en Mullsjö: "Lo único que sé es que los partidos se han aplicado para conseguir que más mujeres obtengan una labor política pero obviamente no lo han logrado. He estado pensando en por qué es tan difícil. Los habitantes de Mullsjö se comprometen mucho con la política, pero aún así es difícil encontrar gente".

Dicen que el partido tiene a siete hombres y a una mujer en el parlamento municipal. Sin embargo este dato está distorcionado, explica Jansson:"Teníamos más mujeres en las listas electorales, pero la gente votó a más hombres. Yo misma, por ejemplo: Mi nombre estaba en el sexto lugar en la lista pero terminé segunda", comenta. ¿Piensa que influye en la política de Mullsjö, que las mujeros estén subrepresentadas? "Pienso que no. Pero tengo la opinión que aun así es bueno tener una mezcla de mujeres y hombres en todos estos contextos", añade.

"Las mujeres añaden cosas. Pensamos un poco diferente, mujeres y hombres. Las mujeres pueden tener una mirada diferente a los hombres", dice Ingemar Eriksson.

Según la politóloga Maria Jansson, el argumento feminista más común para que las mujeres sean representadas en órganos de decisión trata más de justicia que de añadir algo diferente. Lo importante es la presencia de mujeres en si misma, no los temas que tratan.

"Tenemos un sistema de gobierno democrático y la mitad de la ciudadanía son mujeres, entonces está claro que las mujeres tienen que participar e influir", concluye.

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

 

Artículo anteriorLas españolas están satisfechas sexualmente
Artículo siguienteIra Reynolds Sotto Maior, Viadeo