Madres solas: 71% denuncia que la conciliación es insuficiente

346

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

Un 86,3% de las familias monoparentales españolas está encabezada por una mujer. Y la mayoría de ellas encuentra dificultades laborales, en muchos casos por prejuicios de los empleadores hacia las “madres solas”. De hecho, un 67,5% de las mujeres se ha sentido discriminada, en alguna ocasión, y así han visto mermar sus oportunidades profesionales. “Lo que todas necesitan es la posibilidad de conciliar su vida personal con la laboral”, declaró Delia Salinero, responsable de selección de la Fundación Adecco.

Con este estudio, se ha logrado una verdadera  radiografía de las mujeres con responsabilidades familiares no compartidas. Un 24,7% de las encuestadas ha renunciado a puestos de mayor responsabilidad debido a la imposibilidad de conciliar por sus obligaciones familiares. Además, el 40% de las ocupadas no está satisfecha con su trabajo y busca otro mejor que el actual. Y un 71% denuncia que las medidas de conciliación de su empresa son insuficientes. Un 22,6% las mujeres que encabezan familias monoparentales se encuentra desempleada, como releva el  I Estudio Mujeres Con Responsabilidades Familiares no Compartidas, que presentó la Fundación Adecco.

“Algunas mujeres se incorporan al mercado laboral tras prolongados periodos de inactividad y con ciertas carencias formativas y de autoestima. Con ellas es muy importante trabajar en el reciclaje profesional, las habilidades sociales, de comunicación, etc.”, marca Salinero.Algunas mujeres se incorporan al mercado laboral tras prolongados periodos de inactividad y con ciertas carencias formativas y de autoestima. Con ellas es muy importante trabajar en el reciclaje profesional, las habilidades sociales, de comunicación, etc.”, marca Delia Salinero.

Situación civil

Según se desprende de la encuesta, casi la mitad de las mujeres con responsabilidades no compartidas (44,4%) está divorciada. Sin embargo, la condición de soltera también es bastante habitual (29,2%), seguida de la de separada (16,7%) y de la de viuda (9,7%).

Formación y trabajo
Aunque no se observa una tendencia clara, el estudio concluye que su nivel formativo es medio. Un 29,6% de las encuestadas tiene estudios secundarios, seguido de un 24,7% que tiene estudios de Formación Profesional de grado medio y un 14,8% que cuenta con estudios elementales. Además, un 24,6% de las mujeres tiene estudios universitarios –un 12,3% es diplomada y otro 12,3% es licenciada-. Por último, un 6,2% cuenta con Formación profesional de grado superior.

Desempleo y conciliación
Los datos del Instituto de la Mujer revelan que el 22,6% de las mujeres que encabezan familias monoparentales se encuentran en situación de desempleo, frente a un mayoritario 77,4% que están ocupadas. Sin embargo, un 40% de las que tienen trabajo quisiera cambiarlo porque no está satisfecha, principalmente porque no percibe suficientes ingresos o porque no le permite conciliar. De ello se concluye que la mayoría de las mujeres con responsabilidades familiares no compartidas busca trabajo, ya sea porque no lo tiene o porque aspira a una mejora laboral.

Uno de los principales motivos de la insatisfacción laboral reside, según las encuestadas, en las insuficientes políticas de conciliación existentes. Así, un 71% de ellas denuncia que su empresa no dispone de mecanismos eficaces para permitir compaginar su vida personal con la profesional. Frente a ellas, un 29% declara que su organización sí cuenta con medios de conciliación, siendo el horario flexible y el abandono del puesto por emergencias familiares, las fórmulas más frecuentes.

Discriminación
A pesar de que el siglo XXI lleva una década de andadura, la desigualdad laboral entre hombres y mujeres parece seguir siendo una realidad. Aunque la legislación ha trabajado intensamente en los últimos tiempos para eliminar la discriminación femenina en materia de empleo, siguen permaneciendo ciertos comportamientos y “tics” culturales que suponen verdaderos frenos para la integración de muchas mujeres en el mercado laboral.

En España existen 588.300 familias monoparentales, de las cuales, un 86,3% tiene como persona principal a una mujer.
Así lo avalan los resultados de este estudio: un 67,5% de las mujeres confiesa haberse sentido discriminada en su puesto de trabajo, en alguna ocasión, al haber visto mermadas sus oportunidades profesionales por ser madre o estar en edad de serlo. Esta discriminación se traduce, según las encuestadas, en las diferentes posibilidades de promoción y ascenso con respecto a sus compañeros varones, así como en las diferencias salariales.

También nos encontramos con el caso opuesto: mujeres que se han visto obligadas a renunciar a promociones y ascensos profesionales, porque ello era incompatible con sus responsabilidades familiares. En concreto, un 24,7% de las encuestadas así lo declara, un porcentaje que representa los talentos femeninos que se pierden en el mercado laboral por la imposibilidad de conciliar.

Cantidades
En España existen 588.300 familias monoparentales, de las cuales, un 86,3% tiene como persona principal a una mujer. Esta cifra da cuenta del innegable rol de las mujeres como fuerza impulsora de las nuevas generaciones y de la importancia que para éstas cobra el empleo como activo para sacar adelante a su familia.

Consciente de ello, y en línea con su apuesta por la inserción laboral de las personas que lo tienen más difícil, la Fundación Adecco ha querido profundizar en la situación personal y profesional de las mujeres con responsabilidades familiares no compartidas. Para ello, ha realizado una encuesta a 300 mujeres de estas características, obteniéndose como perfil el de una divorciada entre 36 y 45 años, con un hijo menor o dependiente económicamente, y en busca de un empleo, ya sea porque no lo tiene o porque aspira a una mejora laboral.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

Artículo anteriorConferencia con Bill Drayton
Artículo siguiente21-O de octubre: hombres contra la violencia machista