Los que rugen

161

Acaba de salir a la venta el nuevo libro de cuentos de Care Santos. De este modo, la escritora catalana vuelve al cuento, género que nunca ha abandonado desde que publicara Intemperie, editado también por Páginas de espuma. Los que rugen es una colección de cuentos dividida en dos partes: la primera de ella está poblada de fantasmas que deambulan y que buscan el sentido de su existencia en una nueva vida.

Y una segunda parte que recoge esos otros fantasmas que también circulan, pero que lo hacen dentro de nosotros, volviendo una y otra vez sobre sucesos o personas del pasado. Un escritura ágil y atractiva que se despliega en una prosa en una fórmula magistral que recoge a partes iguales lo mejor del cuento español contemporáneo y de la mejor tradición gótica del género de fantasmas.

La nueva colección de cuentos de una de las voces literarias más interesantes en el panorama de las letras españolas, Care Santos. Finalista del XI Premio Primavera 2007 de Novela con La muerte de Venus, la escritora catalana (Mataró, 1970) se interna de nuevo con Los que rugen en el mundo de fantasmas y espectros, atmósferas fantásticas que impregnan nuestra realidad próxima con una gran y sugerente prosa.

Editorial: Páginas de Espuma

Care Santos (Mataró, Barcelona, 1970) es autora de más de una docena de libros, entre los que figuran libros de relatos, novelas breves dirigidas –aunque no exclusivamente– a lectores jóvenes y novelas. Entre sus títulos destacan Aprender a huir (2002), Solos (2000), Te diré quién eres (1999), Okupada (1997) y Laluna.com (2003). Ha obtenido los premios Ciudad de Alcalá de Henares de Narrativa, Ateneo Joven de Sevilla de Novela, Gran Angular y Edebé de libro para jóvenes. Actualmente compagina la escritura con la crítica literaria, en un conocido periódico de alcance nacional.

Más información en: caresantos.com

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Libros de Empresa en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

Artículo anteriorJazztel nombra 4 mujeres consejeras
Artículo siguienteTRILOGIC, el frigorífico “multiusos”