Llueve en Barcelona

476

‘Llueve en Barcelona’ del dramaturgo Pau Miró, se pudo ver en junio en el Centro Cultural Rojas. A partir de una situación de prostitución, este espectaculo explora problemas de violencia contra las mujeres y sexualidad, pero tambien las necesidades y miedos de todos los seres humanos.

‘Llueve en Barcelona’ cuenta sobre Lali, una prostituta que tiene dos relaciones con dos hombres muy diferentes. Uno es David, un cliente de Lali desde hace dos años. Él es simpático e inteligente.  En la primera escena, Lali y David están juntos en una habitación. Queda claro que ellos tienen una relación bastante complicada. Para él, Lali es más que un objeto sexual, David la cuida y hay un conexión espiritual entre de los dos.
Con la dirección de Yoska Lázaro, la actuación en ‘Llueve en Barcelona’ fue buenísima. Esther Ramos, ‘Lali’, tiene mucha energía y fuerza. Equilibra las emociones extremas de miedo, felicidad, y profunda tristeza.
En la segunda escena, la audiencia encuentra a Carlos, el proxeneta de Lali. En contraste con el intelectualismo de David, Carlos actúa como un hombre de las cavernas. Él es fuerte, exigente y le gusta controlar a Lali, muchas veces con abuso verbal y físico. A diferencia de la escena con David y Lali, el encuentro con Carlos es mucho más violento. Carlos no tiene respeto por Lali.
A medida que la historia continúa, ella se siente tirada en diferentes direcciones por los dos hombres. Con fuerza y fragilidad ella ayuda los dos. Al mismo tiempo, ella desea algo más.
Con la dirección de Yoska Lázaro, la actuación en ‘Llueve en Barcelona’ fue buenísima. Esther Ramos, ‘Lali’, tiene mucha energía y fuerza. Equilibra las emociones extremas de miedo, felicidad, y profunda tristeza.
El actor Kike Gomez, quien creó el personaje de ‘Carlos’, mostró  su parte animal con su físico pero también tuvo momentos muy sensibles. El hormoso Iñaki Moreno también actuó bien como ‘David’, el personaje más dulce y reservado.
En última instancia, lo más importante fueron las relaciones físicas entre todos los personajes. El movimiento entre todos los actores tiene un lenguaje especial e íntimo. Esta poesía no verbal es la fuerza de esta obra moderna.

También te pueden interesar…

 

 

 ¿Ya has visitado Espectáculos en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

 

Artículo anteriorMª José Alvarez y Nieves Durán, Tapsa
Artículo siguienteKimberly-Clark invita a promover valores en el Día del amigo