Liderazgo transformador

97

Virginio Gallardo presenta un manual de liderazgo que defiende, como punto de partida, que la innovación exige un nuevo tipo de directivos que lideren las transformaciones de sus organizaciones para asegurar su éxito, es decir, exige un liderazgo transformador.

Según el autor: «La filosofía básica de este libro es proporcionar herramientas para enfrentarse a uno de los procesos más peligrosos y difíciles ante los que se puede encontrar un directivo: la transformación de una idea en una realidad con éxito, eso que se denomina innovación».

La obra está planteada como una guía de viaje que «muestra el recorrido desde que las ideas nacen hasta que se convierten en una transformación exitosa» e incita a la acción. Durante los primeros ocho capítulos, Gallardo dota al lector de ocho herramientas para la innovación. El primer tipo alude al rol del líder cuando lanza su idea, el siguiente a las herramientas que permiten cambiar elementos organizativos para impulsar la idea, lo que el autor llama herramientas macro, y un tercer tipo referido a la herramientas micro, es decir, «aquellas que nos permiten intervenir directamente sobre el comportamiento de las personas».

«Los profetas de la era de la innovación ya han anunciado el fin de las sociedades S.A. (sin alma). Quizás lo sea, quién sabe si por convicción o por obligación».

«El objetivo de este libro no ha sido entrar en los dilemas existenciales del hombre. Nuestro propósito ha sido hacer una guía de supervivencia para la acción con independencia de la naturaleza última de tus objetivos personales y de tus objetivos de negocio. Hemos querido ofrecer herramientas para aquellos que ya hayan entendido la obligatoriedad de luchar por sus sueños del tipo que sean, herramientas de gestión del cambio adaptadas para conquistar a nuevas generaciones de profesionales en nuevos entornos organizativos, porque sin estas armas todavía sería más utópico querer sobrevivir en la selva empresarial que nos espera».

También te pueden interesar…

Artículo anteriorEmigrantes en América, de ida y vuelta
Artículo siguienteBankinter: 'great place to work'