Leire Pajín defiende la rebelión

252

“Cuando trabajamos para erradicar la desigualad, que está en el origen de toda violencia machista, estamos trabajando también por el derecho de todos y todas a la felicidad”. Así ha resumido la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, el objetivo de la Lucha contra la violencia hacia las mujeres.

Pajín ha pedido a toda la sociedad que forme parte de la solución porque en su opinión “cuando no alzamos suficientemente la voz, estamos siendo de una manera u otra cómplices” del maltrato y la discriminación de las mujeres.

Junto a Leire Pajín, han intervenido la Ministra de Igualdad, Bibiana Aído, la responsable del área en la Ejecutiva Federal, Soledad Cabezón y de la secretaria Ejecutiva de Integración y Convivencia, Bernarda Jiménez, quienes han leído el testimonio de una mujer maltratada y fragmentos de la obra teatral “Heridas”, que se estrenará el año próximo.

Pajín ha demandado una “rebelión ética contra la violencia machista y criminal”, que toda la sociedad se una frente a esta lacra y ha valorado el trabajo de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído.

“El silencio nos hace cómplices”, ha dicho Aído, porque “esas mujeres tienen nombre y apellidos, tienen vida y derecho a la vida”. Asimismo, ha homenajeado a todas las mujeres maltratadas y señalado que “han dado mucho y muchas lo han dado todo”.

Nuevas medidas contra la violencia
Asimismo, ha recordado las dos nuevas medidas aprobadas en el último Consejo de Ministros para luchar contra la violencia: un programa de integración laboral para las víctimas de esta violencia; y la implantación de dispositivos electrónicos de seguimiento (una pulsera electrónica con GPS) a los hombres imputados y condenados por un delito de maltrato. Se trata de controlar sus movimientos y, de este modo, mejorar la protección de las mujeres amenazadas.

Por último, la secretaria ejecutiva de Integración y Convivencia del PSOE, Bernarda Jiménez, ha incidido en que “sólo desde la igualdad se puede construir un mundo de paz y convivencia”. En su opinión, “la igualdad es un desafío generacional”, que a ella se llega respetando los valores, los principios éticos, “las complicidades generosas y los proyectos comunes”, concluyó.

*Fuente: Amecopress 

Artículo anteriorEl rumor de las voces bajas
Artículo siguienteEl Kremlin no debe controlar Repsol