Las mujeres pelean su lugar

144

La Fundación Vasca para la Investigación (Ikerbasque), está impulsada por el Gobierno de Vitoria y se propone incorporar 50 científicos de 20 países para investigar en universidades y centros de investigación en Euskadi.
En su mayoría españoles, los investigadores son Doctores en su especialidad y tienen 15 años de experiencia en las principales instituciones europeas o estadounidenses. Excepto diez de ellos, todos fueron contratados indefinidamente pero deberán rendir examen evaluativo cada tres años.

A pesar de que la gran mayoría de los seleccionados son hombres, los criterios de selección son cada vez más democráticos. Y los cambios vienen desde adentro. La bergaresa Mari Carmen Gallastegui es la primera presidenta ejecutiva mujer de la Fundación, y desde sus inicios en el cargo está dedicada a la incorporación de mujeres a la nómina de científicos. La instauración de una plataforma que impulse la investigación en Euskadi tiene como recurso fundamental la contratación de científicos extranjeros y la creación de la fuente de espalación de neutrones y de un centro sobre el cambio climático.
Optimista, Gallastegui apuesta a la participación activa femenina e internacional, y a desmitificar la figura del científico como hombre, cercano a los 50 años y europeo. Afirma que día a día la mujer, de cualquier parte del mundo, se encuentra en mayores condiciones de asumir cargos demandantes y conciliarlos con su papel de madre y ama de casa.
El presupuesto de contratación de los científicos en el proyecto es de 2.504.500 euros, para traslados y partidas, asentamiento del material y equipo y tecnologías necesarios.

El 70% de los investigadores se ha incorporado a la universidad pública, mientras que el resto trabajarán en el centro de nanotecnología CIC Nanogune; de Física, DIPC; de Biociencias, CIC Biogune; de investigación matemática, BERC-Math; en los departamentos de I+D de la corporación Mondragón; en la corporación tecnológica Tecnalia; y en el BC3, especializado en cambio climático.

Artículo anteriorEl legado familiar
Artículo siguiente¿Una cuestión de género?