Las mujeres ocupan el 54% de los trabajos en Justicia

532

En prácticamente todos los campos profesionales, las mujeres somos minoría. No es así en el sector de la Justicia. Según el informe Mapa de género de la Justicia Argentina, realizado por la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema, el sexo femenino ocupa el 54% del trabajo en la Justicia. Sin embargo estos puestos no son los de alto cargo ya que siguen en manos masculinas. En España las juezas son un 48%.

Según el informe, las mujeres dominan los puestos de trabajo con el 54%, distribuidos por cargo de la siguiente manera: en la Corte Suprema, 1.029 mujeres y 1.408 varones; en los Superiores Tribunales, 32.231 contra 26.264; en las Cámaras Federales y Nacionales, unas 7.919  contra  6.630; en el Ministerio Público de la Defensa, 965 a 755 y en el Ministerio Público Fiscal, 2.031 mujeres contra 2.168 hombres.

Aunque las mujeres son mayoría en el sector de la Justicia, se acumulan en los puestos más bajos.Conforme vamos subiendo de puestos, la presencia femenina va disminuyendo n el total de la Justicia Federal y Nacional hay 85 camaristas mujeres y 319 hombres, mientras que ellos casi las doblan entre los jueces: 250 contra 127. “Cuando se hace el análisis por cargo se ve que sólo un 20% de llega a ministras, un 30% a camaristas y un 40% a jueces”, afirmaron desde la Oficina de la Mujer.

También en los totales de las provincias y la Ciudad se ve la diferencia: 25 mujeres ministras y 100 hombres; 305 camaristas femeninas contra 813, y 1.245 juezas contra 1.805 jueces varones. En tanto, los totales en la Corte Suprema corrobora lo dicho: 2 ministras y 5 ministros, y 8 secretarios de Corte varones y ni una mujer.

Como era de sospechar, más del 50% de los puestos están ocupados por mujeres, al igual que en las facultades de Derecho, pero este número se hace cada vez menor conforme subimos de rango.

En secretarias, por ejemplo, el porcentaje de mujeres es altísimo, pero de ahí para arriba disminuye notablemente la cantidad. Esto se ha conceptualizado como el ‘techo de cristal’: hay un techo invisible al que las mujeres pueden acceder”, explicó María Laura Garrigós de Rébori, presidente de la Sala V de la Cámara del Crimen.

El mapa muestra también que las mujeres se incorporan más tarde que los varones, la causa es la maternidad, que retrasa sus carreras laborales.

La maternidad es también clave a la hora de adquirir la formación necesaria. “También tienen problemas para acceder a la facultad, porque no tienen dónde dejar al chico. En general, un matrimonio joven que no puede encarar dos postgrados, por ser un exceso de gasto, prioriza el del hombre porque la mujer va a parir o está amamantado” añadió Garrigós.

No obstante, el número de juezas sigue siendo reducido, lejos del 48% mujeres juezas que hay en España. En España como en Argentina, el número de puestos en Justicia es también mayoritario para las mujeres, por lo que se espera que en unos años estas cifras de juezas se equiparen.

Las mujeres son las que paren, son las que amamantan y esto no tiene solución. Estamos pidiendo mínimamente guarderías en los lugares de trabajo, para poder amamantar y volver al puesto. Esto es para no tener que pagar una señora en casa que cueste la mitad del sueldo para ir a trabajar”, concluyó la camarista.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?  

Artículo anteriorLas empresas del BRIC tienen más mujeres que las del G-7
Artículo siguienteEl ego: ¿Manejarlo o desecharlo?