Las mujeres en Navarra

112

La presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias y Directivas de Navarra (Amedna), María Victoria Vidaurre, presentó un estudio "profundo y pormenorizado" que expone la desigualdad en el tejido empresarial navarro. El estudio indica que el 38% de los directores de recursos humanos, el 12% de los directores generales y el 5% de los de producción son mujeres, y que ocho de cada diez empresas en Navarra tienen una única mujer directiva en plantilla.
Vidaurre se refirió al desequilibrio existente por cuestión de sexo en los puestos directivos y puntualizó que "las mujeres siguen ocupando peores puestos y ganando peores salarios por realizar el mismo trabajo que los hombres".

Datos concretos

Siete de cada diez mujeres directivas con participación en la empresa y con un puesto de responsabilidad desarrollan su actividad en una empresa del sector servicios: el 84% de ellas ocupan puestos de dirección-gerencia y sólo un 16% en el consejo de administración.
Cuatro de cada diez no tiene cargas familiares y su perfil es el de una mujer de entre 40 y 54 años con más de diez años en la empresa y nivel formativo medio.

El informe indica que más del 16 por ciento de las autónomas tiene personal a su cargo, un porcentaje mayor que entre los varones, aunque las mujeres tienden a contratar un menor número de personas. El 80 por ciento de las mujeres que tienen personal contratado tienen una sola persona asalariada o dos en tanto las autónomas con más antigüedad (que llevan cotizando más de 5 años) tienden a contratar asalariados en mayor medida que las que llevan menos tiempo cotizando.

El 83,99 por ciento de las empresarias y directivas analizadas ocupan puestos de dirección-gerencia, y sólo un 15,99 por ciento lo hacen en cargos de consejo de administración, concentrándose en un 68 por ciento en Pamplona y Comarca. De las empresas que cuentan con empresarias y directivas, un 85 por ciento son sociedades limitadas.

"Superación de la desigualdad"
Las mujeres empresarias y directivas navarras consideran que la "superación de la desigualdad de las mujeres en todos los ámbitos, incluido el empresarial", lleva "implícito" un "cambio en el orden de valores en el sentido de reconocer la relación existente entre el cuidado de riqueza humano y la producción, para lo cual será necesaria la disolución de la diferencia de género, en cuya base se halla la visión de diferenciación sexual de trabajo".

Por ello, proponen como reto "avanzar en el cambio de modelo de sociedad, educar a las nuevas generaciones en igualdad y equilibrio de roles, mejorar las condiciones para la iniciativa emprendedora, más apoyo para que existan más mujeres directivas para acelerar los cambios, la construcción y puesta en valor de verdaderas redes auténticas de mujeres con autonomía económica, y la implantación efectiva de las políticas de igualdad en las empresas".
La Asociación de Mujeres Empresarias y Directivas de Navarra, ha llevado adelante el estudio con el patrocinio de Fundación Caja Navarra. El trabajo titulado: ‘Mujeres empresarias y directivas de Navarra’, es el primer informe de estas características que se realiza en la Comunidad foral. Para el estudio se ha analizado la situación de 10.031 trabajadoras autónomas y 7.203 directivas que desarrollan su actividad en 6.087 empresas, (14% de las existentes en Navarra) sobre 900 entrevistas telefónicas y mesas de trabajo con una treintena de directivas.
El desafío ahora, es que el próximo trabajo refleje los cambios que la sociedad está pidiendo.

Artículo anterior¿Así somos o así nos ven?
Artículo siguienteMovilidad inalámbrica