Las mujeres en los medios: representación y poder

357

En el Festival fílmico de Sundance 2011 se presentó el documental Miss Representation, dirigido por Jennifer Siebel Newsom, y que salió al aire por OWN, la red de televisión de Oprah Winfrey.  Este filme explora cómo la tergiversación de la imagen de las mujeres en los medios ha llevado a su baja representación en posiciones de poder e influencia.

Es interesante ver el avance del documental en You Tube, lo que recomiendo, pues da una idea del propósito del filme. Ni la intelectualidad ni el cerebro de las mujeres es lo que se ve en los medios. Ellos solo le prestan atención a sus cuerpos. Y son muy irrespetuosos con las mujeres con poder, pues no las toman en serio. Prima, en ellos, una cultura que convierte en inseguras a las mujeres.

Como dice Katie Courie, presentadora de CBS Evening News, los medios pueden ser un vehículo de cambio. Pero todo depende de quién pilotee el avión.

Es este un excelente filme de concientización respecto a cómo tratan los medios de comunicación a las mujeres. Y a partir de él, se ha desatado un intenso activismo social proponiendo la exhibición del filme en escuelas, universidades, etc. El plan está en marcha. Es este un excelente filme de concientización respecto a cómo tratan los medios de comunicación a las mujeres. Y a partir de él, se ha desatado un intenso activismo social proponiendo la exhibición del filme en escuelas, universidades, etc. El plan está en marcha.

Los pilotos del avión.
Esto me ha llevado a examinar el Informe Mundial del Estatus de las Mujeres en los Medios de Noticias, recientemente publicado por International Women Media’s Foundation, de Washington D.C.


En este primer estudio internacional sobre las mujeres en los medios de información, investigaron a 522 empresas periodísticas en 59 naciones y descubrieron que las mujeres representan sólo un tercio de la fuerza de trabajo a tiempo completo en dichas organizaciones. En su resumen ejecutivo señala que los hombres son mayoría, ocupando el 73% de las posiciones en alta gerencia. Solamente entre las profesionales seniors las mujeres se acercan a la paridad: 41%.


El estudio identifica “techos de cristal” en 20 de las 59 naciones y expresa que esas barreras invisibles se encuentran más en los niveles medios y altos gerenciales. Algo más de la mitad de las empresas tienen una política de equidad de género, pero las oscilaciones son grandes por regiones.


A nuestros fines quizás sea interesante comparar países avanzados respecto a medios informativos y género, como Suecia, con otros de América Latina y Europa, junto con Estados Unidos y Canadá, como referentes.


Vemos así que los países con más mujeres en las juntas directivas son casualmente el Reino Unido (36.5%), Estados Unidos (35.3%)y Suecia (34.1%) y los que menos tienen son Chile y Brasil con 8.6% y 10.3%, respectivamente.

En alta gerencia encabezan Suecia y Canadá (39.8 y 39.4%) mientras que España tiene el valor más bajo con sólo un 20% de mujeres en esas posiciones, seguido de Argentina, 21.4%.

Y si analizamos quiénes tienen una política de igualdad de género, vemos que todas las empresas periodísticas de Suecia y el Reino Unido la tienen, mientras que ninguna en Argentina; y en Brasil sólo el 6%. En España poco más de la mitad de las empresas la tienen.

Los hombres son mayoría, ocupando el 73% de las posiciones en alta gerencia.Otro indicador de mejora, sería quiénes tienen una política de licencia por paternidad. Mientras que en Suecia, Francia y el Reino Unido todas las empresas la poseen, México y Argentina aparecen entre las peores: 22% y 50%, respectivamente. En España y Canadá el 91% la tienen.

Como se ve, la situación es muy dispar, pero sí puede observarse quiénes están mejor y quiénes vienen por detrás.


Nosotros podemos extrapolar que la tergiversación de la imagen de las mujeres en los medios puede estar en línea directa con el patriarcado imperante, por la preeminencia de los varones en los medios de información, particularmente en juntas ejecutivas y alta gerencia.


Esperemos que nuestro aporte contribuya a tomar conciencia de que debemos seguir cambiando y mejorando. Particularmente nosotros, los hombres.

Otros artículos de este columnista…

Las mujeres como clientas o consumidoras y la RSE

Otr@s columnistas… 

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

Artículo anteriorMás planes de igualdad en los convenios colectivos
Artículo siguientePolític@s español@s suspenden en 2.0 y Redes Sociales