Las empresas deberían alentar la ambición femenina

461

Un estudio publicado en los Estados Unidos reveló que las mujeres, en determinado momento de sus carreras, pierden la ambición: tan sólo el 64% de las mujeres entre 45 y 54 años que trabajan en empresas de la lista Fortune 500, expresaron su deseo de progresar profesionalmente. Comparemos: El 78% Los hombres de la misma franja de edad desean seguir promocionando. Además, la mayoría de las mujeres que se desempeñan como mandos medios ocupan lugares que rara vez conducen al consejo. ¿Cómo promover el talento femenino?

Joanna Barsh, socia senior de McKinsey que co-escribió el informe, dijo que las empresas necesitan invertir más tiempo en entrenar a las mujeres y ofrecer más capacitación para el liderazgo, y también la rotación a través de varias funciones de administración antes de que sus ambiciones mermen.

Entre las compañías de la lista Fortune 500, sólo 11 son mujeres son directoras ejecutivas, luego de un pico de 15 en 2010.  Lo que se ha hecho hasta aquí no es suficiente, sólo un puñado de mujeres lograron ascender a la cima del liderazgo. Entre las compañías de la lista Fortune 500, sólo 11 son mujeres son directoras ejecutivas, luego de un pico de 15 en 2010.

Ambición de mujer
Sobre la base de la encuesta, los investigadores encontraron que la ambición femenina disminuye bruscamente a la edad media. Alrededor del 64% de las mujeres de 45 a 54 años expresaron el deseo de progresar profesionalmente, en comparación con el 78% de los hombres en el mismo rango de edad. Las cifras comparables fueron 92% y 98%, respectivamente, para las mujeres y los hombres de 23 a 34.

Diversidad en la alta dirección
El informe de la consultoría McKinsey & Co. examina las barreras para el avance de las mujeres en las empresas, y se basa principalmente en una encuesta de 2011 de 2.525 hombres con estudios universitarios y las mujeres, incluidas las 1.525 personas empleadas por las grandes empresas, principalmente en la gestión. McKinsey publicará los resultados del estudio en la conferencia “Mujeres en la economía”, patrocinada por The Wall Street Journal en Palm Beach, Florida.

Del mismo modo, el estudio citó un informe de 2010  donde se había desvelado que un 37% de los empleados de menor nivel y mandos medios eran mujeres, mientras que entre los vicepresidentes y otros altos directivos la cifra de mujeres descendía hasta el 26%.

"Al aumentar el número de mujeres en la gestión, al nivel de mandos medios y hasta la vicepresidencia, las empresas podrían mejorar enormemente las probabilidades para la construcción de la diversidad en la alta dirección", recomienda el informe. Incluso un aumento del 25% en las filas de las mujeres mandos intermedios, podría resquebrajar los “techos de cristal” y ayudar a que las mujeres lleguen al siguiente nivel.

La ambición femenina disminuye bruscamente con la edad. El 64% de las mujeres de 45 a 54 años quieren progresar profesionalmente, en comparación con el 78% de los hombres.Cargos que conducen al consejo
Como parte de su investigación, McKinsey analizó también la composición de los comités ejecutivos de empresas Fortune 200 y que se encuentran las mujeres constituyen sólo el 15% de los paneles de la alta dirección.

Estas mujeres sufren una “doble discriminación”, porque el 62% ocupan puestos de trabajo "que rara vez conducen a un cargo de consejero delegado", dijo el estudio. Por el contrario, el informe encontró que el 65% de los hombres en los puestos de trabajo que se encuentran en la línea de espera para ser parte del comité ejecutivo, se distinguen porque implican alguna responsabilidad de pérdidas y ganancias en las operaciones que dirigen.

Compromiso con la diversidad
Además, Barsh consideró que las empresas "no se fijaron sistemáticamente en estas mujeres como mandos medios y tampoco aplicaron programas que las ayudaran a desarrollar y superar el siguiente obstáculo (la próxima promoción)".

La falta de esa asistencia en parte explica por qué las ambiciones de la mujer disminuyen con el tiempo, dijo Barsh. "Hay barreras que se presentan como insuperables", especialmente para las madres trabajadoras, añadió.

Las empresas comprometidas con la diversidad de género en las cúpulas no deben solamente hablar de las “fichas” que tienen, sino que sería importante que trabajaran activamente en la preparación de sus mujeres, asegurarse de que tienen mentores y promover activamente su carrera.

Talento femenino, buenos directivos
Para remediar esta situación, el informe McKinsey propone que las empresas a trabajen más duro para cambiar esta mentalidad que limita las oportunidades de las mujeres, como la noción popular de que una mujer no puede hacer malabares con determinados puestos de trabajo y obligaciones familiares. Como estímulo adicional, el informe dijo que el desempeño de los altos directivos debe ser juzgado en parte teniendo en cuenta su capacidad para preparar y promover el talento femenino.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Estudios/Informes/Datos  en nuestra ZONA INFORMACIÓN?