Las conversaciones sobre igualdad retroceden con la pandemia

Lo demuestra el informe "Barreras para la igualdad.", elaborado por LLYC sobre perfiles y comunidades de Twitter.

262

La lucha por la igualdad de género en España ha encontrado en la pandemia un obstáculo de especial impacto. No solamente ha tenido consecuencias en cuanto a la sobrecarga laboral femenina o en el aumento de los casos de violencia, sino que también ha perdido espacio en el terreno de las conversaciones en el ecosistema digital. En concreto, en 2020 se ha hablado un 6% menos de este asunto en redes sociales.

Esta es una de las principales conclusiones que aporta LLYC, luego de elaborar el informe Barreras para la igualdad. Análisis comparado de la conversación social en pandemia. El estudio analizó como conversamos sobre igualdad de género durante los dos últimos años. Procesó un total de 5.614.761 tuits, procedentes de 376.829 perfiles y 7.888 comunidades.

Se ha elegido esta red social porque sintetiza ideas en 280 caracteres, pero a la vez multiplica exponencialmente su alcance. En un año como el 2020, en el que las conversaciones han dejado de estar en la calle, han proliferado como nunca en la red. Además, refleja que ha aumentado la conversación política (un 5,5%), pero es menos influyente y está más polarizada ideológicamente. Una primera conclusión indica que falta el debate en la zona central donde convergen opiniones.

“El informe pone de manifiesto que la pandemia ha supuesto un pequeño paso atrás en el necesario avance por la igualdad» advierte Luisa García, Socia y Directora General de España y Portugal en LLYC.

Barreras clave

El documento pone el foco en tres de las barreras clave para la igualdad que marca la ONU:

  • Liderazgo femenino: constituye sólo el 3,1% de la conversación y ha perdido protagonismo en 2020, con una caída del 2% respecto al año anterior. El
    liderazgo es un territorio colonizado en 2020 por el polo ideológico conservador, puesto que en 2019 el centro de gravedad estaba situado más a la izquierda (10%). Por su parte, el protagonismo de “Liderazgo y empoderamiento” entre conservadores es más del doble que entre progresistas.
  • Conciliación: en 2020, un año en el cual el teletrabajo ha puesto a prueba su viabilidad en hogares y empresas, la conversación sobre “conciliación” apenas se ha movido. Sólo ha subido un 1,9%. Dentro de este territorio la maternidad ha suscitado un fuerte interés (31%). Por otra parte, la conversación generada por políticos en el
    territorio de la conciliación desciende 2 puntos en 2020 (del 17,3% en 2019 al 15,3%). Las voces conservadoras son mayoritarias en el territorio de la conciliación (12%), si bien la distancia con el progresismo se reduce a la mitad desde 2019.
  • Violencia de género: resulta paradójico que el año en que los maltratadores compartieron más tiempo con sus víctimas, se produjo un 8,7% menos de conversación sobre “violencia y agresiones”. Ellas tampoco han tenido la libertad de movimiento para interponer denuncias, y se ha registrado la cifra más baja de, al menos, la última década. Esta barrera, sin embargo, representa menos polarización ideológica y política e indica que hay más consenso. 

Luisa García, Socia y Directora General de España y Portugal en LLYC y Candidata a Top 100 Mujeres Líderes de España, asegura que «el informe pone de manifiesto que la pandemia ha supuesto un pequeño paso atrás en el necesario avance por la igualdad. Si la conversación se frena, será más complicado derribar las barreras que todavía quedan en pie.» “La pandemia revela la importancia de la conciliación laboral. Hace falta un debate constructivo. No es algo de mujeres sino de familia», afirma. Además, cree que “los actores que participan en el fomento de la igualdad desde la empresa o las organizaciones sin ánimo de lucro deben repensar su papel para ser más relevantes”.  

Inteligencia Artificial para analizar la desigualdad

El estudio Barreras para la Igualdad se ha nutrido de Inteligencia Artificial para analizar los principales territorios y comunidades de la conversación. Se ha segmentado en torno a cuatro dimensiones:

  • Temática: sobre las principales barreras para la igualdad de género definidas por la ONU y el World Economic Forum.
  • Ideológica: según su posicionamiento en el eje conservador/progresista.
  • Política: conversación política vs. ciudadana.
  • Evolutiva: 2020 respecto a 2019.

El informe ha escaneado Twitter, la única red sobre la que se tiene acceso a todo el torrente de publicaciones y permite un análisis global. Ha empleado tres metodologías: SNA (Social Network Analysis), NLP (Natural Language Processing) y ML (Machine Learning). 

Artículo anteriorEllos aún no se sienten listos para afrontar la desigualdad de género
Artículo siguienteUn evento para potenciar la autonomía financiera de las mujeres
Perfil Oficial de Mujeres y Cia