La princesa del desierto

282

La princesa del desierto consagra a Alma Alexander como una de las mejores escritoras del género fantástico. La última novela de Alma Alexander, se centra en una joven heroína fuerte pero vulnerable que se mueve en un mundo mágico entretejido con pasiones. Amor, odio, intriga, traición y mitología son algunos de los elementos de esta novela que sigue creciendo en lectores.

Sinopsis

Más allá de las dunas de Kheldrin, lejos de las ciudadelas del desierto, el susurro del viento se enreda perezoso en las antiguas ruinas de un viejo oráculo olvidado por los dioses. Un oráculo que ha perdido su voz y que tan
solo aguarda la llegada de una joven extranjera para resurgir de su letargo. Y por fin, tras siglos de obligado silencio, la luz parece bañar de nuevo todas sus piedras, pues la proximidad de una joven de pelo claro le ha
devuelto a la vida. En él se forja una nueva profecía que tan solo necesita ser escuchada: una joven de sangre real que ha perdido su trono a causa de la codicia y de las guerras de los hombres, iniciará el despertar de un
nuevo reinado…

Alma Alexander nació en Yugoslavia pero pasó gran parte de su infancia vivió en varios países africanos por razones familiares además de en Nueva Zelanda e Inglaterra. Actualmente vive en Estados Unidos. Se licenció en
microbiología en la Universidad de Ciudad el Cabo y ejerció como tal durante algún tiempo hasta encontrar su verdadera vocación, la escritura.

Es autora de la serie juvenil Worldweavers y de cuatro novelas de gran éxito, entre las que destacan El lenguaje secreto del Jin-Shey y Las cenizas del cielo, ambas publicadas por Martínez Roca. Destaca como escritora por la
gran imaginación de sus novelas que mezclan a la perfección la fantasía con la realidad.

Editorial: MR Ediciones
Colección: MR Narrativa
Páginas:
736

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Libros y letras en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?   

Artículo anteriorCCOO: La crisis expulsa a las mujeres del mercado de trabajo
Artículo siguiente¿Por qué el cáncer de la presidenta argentina no era cáncer?