La paridad, una utopía lejana en América Latina

267

Las mujeres apenas llegan al 29% en la dirección de los partidos políticos en América Latina. El problema no es que exista o no la cuota, sino cómo se diseña y cómo se trampea. Un estudio analizó 94 partidos en 18 países y concluyó que a pesar de las 9 jefas de gobierno que han comandado países de la región en los últimos 20 años, la participación femenina es volátil e incierta.

El estudio "Partidos políticos y paridad: la ecuación pendiente",  realizado en 18 países de la región y presentado en el Foro Hemisférico sobre la Ciudadanía de las Mujeres, en Washington, del 4 al 6 de abril, dejó en evidencia que es necesario y urgente adoptar sanciones para los partidos comprometidos a promover a las mujeres en sus estatutos y que no cumplen.

Ellas sí quieren participar, y que el electorado no las rechaza y las aplaude para que gobiernen.El estudio demuestra que, pese a los avances en participación de las mujeres en los últimos 20 años, lapso en el que ha habido 9 jefas de gobierno, el avance no es lineal ni progresivo y la participación femenina es "volátil e incierta".

Pese a que en promedio las mujeres son 51% de la base de los partidos, apenas tienen el 16% de las presidencias o secretarías generales, y no llegan a 20% en cargos de los comités ejecutivos. Además, ha demostrado que ellas sí quieren participar, y que el electorado no las rechaza y las aplaude para que gobiernen.

Partidos, planeta varón
En 32 de los 94 partidos políticos no se hace mención alguna de los principios de igualdad y equidad de género o sobre la no discriminación.

Paradójicamente, en todos los partidos existe una unidad, secretaría o comisión de la mujer, pero con participación limitada en la política general y las decisiones fundamentales. En el 50% (47 partidos) esa comisión está fuera de los Comités Ejecutivos; solo en el 15%(13 partidos) se otorgan recursos económicos a esas comisiones.

La falta de recursos en 81 de los 94 partidos estudiados evidencia, además de nula voluntad política para promover a las mujeres, una situación que las limita en su funcionamiento de promotoras de mujeres, en la elaboración de estrategias y en acciones que las induzcan a participar.

Aunque las cuotas de participación están reglamentadas, faltan mecanismos efectivos de fiscalización y las autoridades electorales no piden rendición de cuentas ni hay sanciones para hacer cumplir los mandatos.

Congresos y gabinetes
Pese a que Chile con la presidencia de Michelle Bachelet fuera el primer país de la región con gabinete paritario, y aunque entre 1998 y 2008 creció el número de mujeres ministras, solamente subió 20% el de las congresistas.

Los promedios en el Congreso hasta 2009, arrojaron que en las cámaras de diputados la participación femenina fue en promedio de 19%; en los senados, de 15%. Además, las mujeres solamente estaban dirigiendo 20% de las comisiones parlamentarias al momento del estudio.

Los promedios, reconocen, ocultan variaciones notables. Por ejemplo, ese año la representación femenina en el Congreso argentino fue de 40 por ciento; mientras, en Colombia, apenas de ocho. Este desbalance es agresivo, ya que varía elección con elección y no hay una línea progresiva. Y afecta a mujeres entre mujeres, ya que existe una subrepresentación preocupante para las indígenas y afrodescendientes, incluso en países como Guatemala, donde hay un porcentaje muy alto de población indígena.

Las listas electorales para las elecciones en curso muestran que apenas una de cada cuatro candidaturas es para una mujer. Donde la cuota es obligatoria por ley, ellas pueden llegar hasta 25%.

El estudio
Dirigida por Vivian Roza, Beatriz Llanos y Gisela Garzón de la Roza, funcionarias del BID y de Idea, la investigación contiene encuestas, testimonios y el examen de los documentos oficiales de los 94 partidos analizados. Patrocinado por el Banco Interamericano de Desarrollo y el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (Idea Internacional).

Base de datos
Para afirmar los hallazgos, se ha creado la base de datos: Género y Partidos Políticos en América Latina (GEPPAL), disponible para las mujeres en procesos electorales, que aporta información comparativa para mujeres y hombres de los 94 partidos políticos estudiados.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

Artículo anteriorUna filosofía colaborativa es vital para el éxito de la marca
Artículo siguienteEstambul: Las razones de las mujeres para acceder al poder