La imagen en las redes sociales profesionales (Linkedin, Xing) 1/1

Seguro que a todos os suena aquello de que “La primera impresión es la que cuenta” o de que “No hay una segunda oportunidad para la primera impresión”. La imagen forma parte de nuestro yo, en nuestro día a día, y por supuesto en nuestro entorno profesional. No es ir sólo bien vestidos. Es ser correctos en el habla, resultar ingeniosos en las reuniones de trabajo y con clientes, saludar con mano firme, etc.

¿Y cómo es la imagen en las redes sociales profesionales como Linkedin, Xing?

La foto
Es lo primero que se mira por lo cual si te posicionas como Directiva/o o Ejecutiva/o deberás tener en cuenta algunas reglas básicas:

El entorno debe sumar o ser neutro, nunca restar. Puedes estar al aire libre, en una sala o ponerle un fondo de color, lo importante es que se te vea bien y que los elementos a tu alrededor no te quiten protagonismo.

  • Asegúrate que la imagen es de tu cara, hasta la altura de los hombros: No recortes la foto de grupo en la que salías muy bien, porque se nota. No salgas en la mitad de la campiña al fondo siendo un punto del horizonte. Las personas quieren reconocerte, saber quién eres.

  • Cuida el entorno de la foto: Que estés en tu despacho está bien, pero cuidado con el resto de elementos de la estancia: esa librería densa y oscura, la impresora del año 2000 (hace ya casi 10 años). Y por cierto, ¿para qué quieres salir detrás de una mesa? El entorno debe sumar o ser neutro, nunca restar. Puedes estar al aire libre, en una sala o ponerle un fondo de color, lo importante es que se te vea bien y que los elementos a tu alrededor no te quiten protagonismo.

  • Logos y elementos distintivos: Si quieres que se te asocie a tu compañía puedes aparecer junto a su logo, o junto a un símbolo identificativo de tu sector o puesto (si eres Directivo de Burguer King en la puerta de un restaurante; si trabajas en el sector transporte junto a un cuadro de camiones, etc.).

Si te posicionas como un perfil creativo, emprendedor o dinámico:

  • Puedes poner una foto de corte más artístico: en blanco y negro, de perfil, con sombras, etc., e incluso un dibujo que se asocie claramente a ti. Pero asegúrate que el que la vea la identifique contigo o con lo que tú representas. No seas tan “original y creativo” que produzcas rechazo en lugar de admiración.

Estos dos tipos de posicionamientos no tienen por qué ser excluyentes entre sí. Puedes ser un directivo cuya característica más acusada sea la creatividad, en cuyo caso recomiendo poner una imagen más artística.

Si quieres que se te asocie a tu compañía puedes aparecer junto a su logo, o junto a un símbolo identificativo de tu sector o puesto. Otras características de las fotos que ayudan:

  • Sonríe, no salgas muy seria/o.
  • Las fotos de exterior están bien, iluminan la cara.
  • Asegúrate que la imagen tenga una buena definición.
  • La mejor característica que se le puede pedir a esta imagen es que sea natural, que transmita buenas sensaciones.

Asumo que todos tienen claro que el perfil en red social tiene que tener una foto asociada. Para el que todavía tiene dudas, estas son las razones por las que son fundamentales:

  • Si no me quieres enseñar quién eres, entonces, ¿por qué quieres acceder a mi información y contacto?, no me fío de ti.
  • ¿eres realmente quién dices que eres?, no me fío de ti.

Y la confianza es el motor que mueve las redes sociales, no frenes tu participación.

Quiero puntualizar que este artículo se refiere a las redes sociales profesionales. No me refiero a otras como Facebook donde la dinámica es otra totalmente distinta.

Arancha Ruiz Bachs. Headhunter & Talentist.
Más en: www.historiasdecracks.com

Otros artículos de esta columnista…

*Cosas que debes saber sobre tu perfil profesional en las redes III
*Cosas que debes saber sobre tu perfil profesional en las redes II
*Cosas que debes saber sobre tu perfil profesional en las redes I


¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorMiradas cruzadas: igualdad y conciliación
Artículo siguienteMarian Salzman: prosumidores de vida sencilla, complejos y conectados