La flexibilidad de tiempo y espacio es la clave de la conciliación

486

El instituto internacional de estudios sobre la familia (The Family Watch) ha presentado el informe Diez años de conciliación en España (1999-2009), este documento pone de manifiesto que la clave para la conciliación familiar y laboral es la flexibilidad de tiempo y espacio.

El estudio ha sido realizado por Nuria Chinchilla y Consuelo León, investigadoras del IESE y pretende recoger los avances que se han producido en estos 10 años, la buena práctica de las empresas en España y las medidas de conciliación que se están adoptando de los otros países de la Unión Europea.

La lucha por la conciliación en Europa sigue siendo monopolio femenino Como señala su autora “esta visión panorámica puede ayudar a disfrutar de los logros alcanzados, pero también a ser conscientes del largo camino que aún nos queda por recorrer

El director general de The Family Watch, Ignacio Socías, ha señalado la importancia para el instituto de  “aportar datos que ayuden a conocer mejor la familia y a apoyarla, porque la familia tiene un papel social determinante para salir de la crisis económica y afrontar los retos demográficos y éticos que el futuro plantea para todos

La flexibilidad es la clave
El estudio demuestra que la clave para la conciliación está en la flexibilidad tanto de tiempo como de espacio. Estas políticas son cada vez más demandadas por los empleados, aunque algunas empresas aún se resisten a esta opción por miedo a las dificultades organizativas que puede suponer.

Estos datos coinciden con los de otra investigación que señala que el 70% de los trabajadores no considera flexible su trabajo, siendo los funcionarios los más satisfechos.

Monopolio de las mujeres
El informe confirma que el aumento de la tasa de dependencia derivado de la creciente esperanza de vida y la baja natalidad, hace que la conciliación se esté convirtiendo en una verdadera necesidad, ya que en los próximos años los trabajadores no tendrán más remedio que estar al cuidado de sus mayores y enfermos, además de la maternidad y la paternidad.

En cambio, en los países de nuestro entorno donde las políticas de apoyo a la familia son más extensas  y aportan una mayor protección, las tasas de natalidad son más estables, como es el caso de Francia, Irlanda o Noruega.

Existe un desequilibrio entre hombres y mujeres en lo que a tareas del hogar y cuidado de los niños se refiere. Son ellas las que deciden reducir la jornada o suspender sus carreras para atender estas necesidades.  En cuanto a igualdad, tanto España como el resto de la Unión Europea suspenden. Existe un desequilibrio entre hombres y mujeres en lo que a tareas del hogar y cuidado de los niños se refiere. Son ellas las que deciden reducir la jornada o suspender sus carreras para atender estas necesidades. Aunque esta decisión viene tomada normalmente por cuestiones personales, tiene un gran impacto en el desarrollo profesional, la diferencia salarial y el derecho a pensión. En 2009, de las personas que trabajaban a tiempo parcial sólo el 8% eran hombres.

Estos datos manifiestan que la lucha por la conciliación sigue siendo una batalla de mujeres, olvidando que tanto el cuidado de los niños, las labores del hogar como la asistencia a los mayores es también deber del género masculino.

Retos y soluciones para el futuro
El informe contempla tres retos: plantear las relaciones trabajo-familia como una fuente de beneficio mutuo y no de conflicto, en segundo lugar valorar el beneficio que se deja de percibir cuando no existen políticas empresariales flexibles, como reconocen numerosos estudios internacionales y por último, el informe propone una adecuada reorientación del concepto y el valor del tiempo en el trabajo como en otros países de la Unión Europea, donde la racionalización de horarios ha supuesto una mayor incorporación de la mujer al mundo laboral, el aumento de la fertilidad y de la productividad en relación con el número de horas trabajadas.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorMujeres en la cultura: el debate pendiente
Artículo siguienteLaura Seara y el papel de la mujer en la emigración española