La estrategia del océano…

206

Dejar a un lado la competencia destructiva entre las empresas si se quiere ser un ganador es la tesis que inspira este libro. Ampliar los horizontes del mercado y generar valor a través de la innovación es el camino indicado. Los autores se valen los océanos rojos y los océanos azules como metáfora. Los océanos rojos representan todas las industrias que existen en tanto los azules son las ideas de negocio desconocidas.

En los primeros los límites de las industrias están perfectamente definidos y son aceptados tal cual son y sus reglas del juego competitivo son conocidas por todos: las empresas tratan de superar a los rivales arañando poco a poco cuota de mercado. Los océanos azules, se caracterizan en cambio por encontrar mercados en áreas que no está nexplotadas y que generan oportunidades de crecimiento rentable y sostenido a largo plazo. Hay océanos azules que no tienen nada que ver con las industrias actuales, aunque la mayoría surge de los océanos rojos al expandirse los límites de los negocios ya existentes.

El hecho fundamental es que cuando aparecen los océanos azules, la competencia se torna irrelevante, pues las reglas del juego están esperando a ser fijadas. ¿Un ejemplo? el mundialmente famoso Cirque du Soleil. Creado en Canadá en 1984 por un grupo de actores, sus representaciones han conseguido llegar a más de cuarenta millones de personas en noventa ciudades de todo el planeta. Pocos considerarían una buena idea montar una empresa relacionada con el mundo del circo pues su público natural, los niños, hace tiempo que viven más interesados por los juegos electrónicos que por lo que sucede bajo una carpa. Antes de que surgiera el Cirque du Soleil, los circos estaban inmersos en una competencia feroz para ver quién sobrevivía. Cirque du Soleil, consiguió romper las fronteras de la industria, tal y como se conocían hasta ese momento, al ofrecer diversión y emoción propias del circo junto con la sofisticación y riqueza intelectual del teatro. Sólo un ejemplo de que sólo hace falta una idea para competir con ventaja.

Artículo anteriorCooperación con LATAM
Artículo siguienteMariposas en el estómago