La confianza en la empresa familiar

163

Confiar, es esperar con firmeza y seguridad. Y confianza, significa según el Diccionario de la Real Academia Española “la esperanza firme que se tiene de una persona o cosa”. La confianza es la base de las relaciones personales y promueve la conexión e intimidad entre las personas. Por eso, la confianza es la base de la unidad y el compromiso de una familia con su empresa familiar.

La colaboración depende de mantener y fortalecer los lazos de confianza. La confianza es un fenómeno complejo que cuenta con los siguientes componentes…

En primer lugar, la confianza crece en las familias cuando sus miembros están seguros de la competencia del resto, es decir cuando cada uno depende de la experiencia y habilidades del otro y se cree que el otro cumplirá con la responsabilidad que tiene asignada.

En segundo lugar, la confianza mejora cuando el comportamiento de los integrantes de la familia es congruente, es decir cuando los demás saben que cada uno hará lo que dice. La confianza depende también del comportamiento coherente, es decir, predecible.

La confianza crece en las familias cuando sus miembros están seguros de la competencia del resto, es decir cuando cada uno depende de la experiencia y habilidades del otro.Por último, la comunicación constituye la base sobre la que se asienta la confianza. Las familias comprometidas con la continuidad comprenden que es esencial para sus miembros aprender a comunicar sus sentimientos e ideas de manera clara, coherente y oportuna, procurando encontrar siempre las mejores maneras de hablar y escucharse respetuosamente.

La construcción de la confianza lleva tiempo y requiere de sostenidas acciones cotidianas, que generen credibilidad. Construir un ambiente de confianza implica pensar desde la perspectiva del interés común y la unidad. Supone centrarse en las personas, tratándolas con dignidad, amabilidad y respeto aunque se discrepe con ellas. Implica clarificar los temas con rapidez y favorecer la resolución de las cuestiones pendientes, promover una comunicación franca y directa, escuchando a la otra persona, estimulando la sinceridad, el humor, el reconocimiento y el elogio.

La confianza también facilita una eficaz toma de decisiones, ya que ella elimina la preocupación por defender posiciones o proteger intereses personales.

Otros artículos del columnista

Artículo anterior¿Género en el poder? El Chile de Michelle Bachelet
Artículo siguiente10 consejos para el cuidado de la fertilidad