La ciencia como excusa para volver a cazar ballenas

395

Ya en el pasado Japón argumentó que cazaría ballenas para investigación científica y luego vendía su carne para el consumo. Ahora es Corea del Sur la que retoma la caza de catáceos con fines científicos, aunque diversas instituciones políticas y ecologistas critican la medida y dudan de la motivación real de esta actividad. La caza de ballenas para la investigación es permitida por la CBI, a diferencia de la caza comercial, prohibida desde 1986. 

El anuncio ha sorprendido a la Comisión Ballenera Internacional (CBI) y ha indignado a los ecologistas, ya que Corea del Sur llevaba 26 años sin cazar ballenas. Además del caso japonés, Noruega e Islandia también continúan la caza de cetáceos.

Julia Gilard, primera ministra australiana, ha declarado para el diario francés Libération que está muy decepcionada por el anuncio de Corea del Sur. “Nos oponemos totalmente a la caza de ballenas, la caza bajo pretextos científicos no es ninguna excusa. Por eso, he pedido a nuestro embajador en Corea que aborde la cuestión”. Por su parte, Murray McCully, ministro de asuntos exteriores de Nueva Zelanda, ha señalado para el mismo diario que el proyecto de Seúl no tiene ninguna credibilidad, “porque sabemos desde hace tiempo que esconde una caza comercial”. Además, McCully ha criticado muy duramente a la CBI, a la que considera “una organización que no puede posicionarse como institución científica creíble”.

“Nos oponemos totalmente a la caza de ballenas, la caza bajo pretextos científicos no es ninguna excusa. Por eso, he pedido a nuestro embajador en Corea que aborde la cuestión” afirmó la primera ministra australiana.Sin embargo, el representante coreano en la convención de la CBI en Panamá declaró que el consumo de carne de ballena había aumentado entre la población del país, y que la población de cetáceos se había recuperado desde 1986. Seúl todavía no ha anunciado cuántas ballenas se matarán cada año en sus aguas, pero sí ha precisado que no necesita ninguna autorización de las autoridades internacionales.

Por su parte, la Federación coreana por el medio ambiente ha pedido al gobierno que reflexione sobre sus planes. “Condenamos al ministerio de Agricultura y Pesca por seguir los pasos de Japón en materia de caza de ballenas, que le ha convertido en objeto de críticas internacionales”, afirman en un comunicado.

La caza de ballenas coreana en la actualidad
Corea del Sur permite el consumo y venta de carne de ballenas atrapadas accidentalmente en las redes de pesca. No obstante, el gran número de ballenas capturadas por error hace sospechar que éstos animales son cazados deliberadamente. Según un investigador del Instituto Nacional Coreano para la investigación y el desarrollo de la pesca, cada año se cazan alrededor de un centenar de ballenas en aguas coreanas. Greenpeace y otras organizaciones ecologistas temen que la legalización de la caza afecte gravemente a la población de cetáceos.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Ecología y medio ambiente en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?

Artículo anteriorColoquio con Ángel Ron, Banco Popular
Artículo siguienteFinlandia no permanecerá en la eurozona `a cualquier precio´