Juventud, investigación y crisis

101

¿Cómo hacer para que la investigación no desaparezca? Bajísimos sueldos, condiciones malas, becas sin contrato ni alta en el régimen general de la Seguridad Social…así son las condiciones laborales de muchos de los jóvenes investigadores españoles. Con el objetivo de tratar mejorar la protección social de este colectivo el Congreso de los diputados ha dado luz verde por unanimidad a una iniciativa que busca, a su vez, cambios en el proceso de captación de los mejores profesionales, mediante procesos de selección "abiertos y transparentes".

La Comisión de Ciencia e Innovación de la cámara baja ha aprobado también por unanimidad otras dos iniciativas relativas a la mejora de los mecanismos de coordinación y cooperación entre el Estado y las comunidades autónomas y la regulación de un nuevo instrumento de financiación de la actividad innovadora.

"Existe una deuda con miles de jóvenes que permanecían casi hasta la madurez en condiciones inaceptables en otros ámbitos profesionales”.

El diputado popular y autor de la proposición no de ley sobre el nuevo modelo de formación e investigación para los jóvenes investigadores, Eugenio Nasarre, ha reconocido que existe “una deuda” con miles de jóvenes “que permanecían casi hasta la madurez en condiciones inaceptables en otros ámbitos profesionales”.

En este sentido, se ha solicitado al Ejecutivo que la futura ley de la Ciencia y la Tecnología regule las etapas iniciales de la carrera investigadora para “adecuar la legislación laboral a la estructura de titulaciones universitarias derivadas de la adaptación de los estudios de doctorado al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES)”.

La legislación española, reclama la proposición no de ley, debe incorporar los principios de la Carta Europea del Investigador y el Código de Conducta para la contratación de investigadores con el propósito de “consolidar una sólida carrera investigadora que atraiga a los mejores talentos universitarios”, ha indicado Nasarre.

Empresas innovadoras
La comisión de Ciencia ha aprobado también una enmienda transaccional en la que urge al Gobierno a que, en un plazo de seis meses, estudie el régimen jurídico y fiscal aplicable a las redes de inversores privados, denominadas ´business angels´.

Se trata, ha explicado la autora de la iniciativa y la portavoz de CiU, Inmaculada Riera, de una “figura implantada en diversos países, formada por socios inversores que facilitan financiación y apoyo empresarial para la creación de nuevas empresas”.

“En estos momentos de crisis, puede constituir un excelente instrumento de ayuda para la creación de empresas innovadoras”

“En estos momentos de crisis, puede constituir un excelente instrumento de ayuda para la creación de empresas innovadoras”, ha manifestado Riera, quien ha defendido este instrumento ante las actuales “dificultades de acceso al capital público y a la financiación bancaria”.

En la tercera iniciativa aprobada, se insta al Gobierno a mejorar y reforzar los mecanismos de coordinación y cooperación entre el estado y las Comunidades Autónomas en la citada ley de la Ciencia, en fase de borrador.

También te pueden interesar…

 

 

Artículo anteriorDe poeta a poeta: Arturo Carrera
Artículo siguienteLos ladrones del tiempo