Jesús Neira, un hombre valiente

226

El profesor Jesús Neira -luego de ocho meses en el hospital tras defender a una mujer que estaba siendo maltratada- recibió la Gran Cruz del Mérito Civil. ´La sociedad española es silente ante el maltrato. Parece de buen gusto guardar silencio, dijo Neira alzando su voz otra vez´.

Aído, encargada de entregar a Neira la Gran Cruz del Mérito Civil, condecoración que el Consejo de Ministros le concedió el pasado 29 de agosto leyó un discurso agradecido.

Palabras de Bibiana Aído

"El gobierno decidió plantear este reconocimiento por considerar que la actuación de Jesús Neira fue un símbolo de defensa colectiva frente a la violencia contra las mujeres. No se equivocó, fue un símbolo, lo es, y estoy segura de que pervivirá en la memoria social".

Hace no tanto tiempo el lema de la sociedad era "no te metas, son asuntos privados, asuntos de pareja". Hoy esa percepción ha cambiado, sabemos que es un problema que nos concierne a todas y a todos, que nos empobrece como sociedad. El "no te metas" ha pasado a la historia, todos estamos metidos. Hoy las mujeres que sufren el infierno de los malos tratos saben que no están solas, que la sociedad está con ellas.

Aído recordó a otros valientes como Vicente García Juan o el valenciano Daniel Oliver, que perdió su vida por defender a una mujer ante la agresión de un joven como él, que navaja en mano se disponía a agredirla.

Aído recordó a otros valientes como el alicantino Vicente García Juan y al joven valenciano Daniel Oliver, que perdió su vida por defender a una mujer ante la agresión de un joven como él, que navaja en mano se disponía a agredirla.

Concluyó diciendo que "Jesús Neira es un espejo en el que todos y todas nos tenemos que mirar. En su actuación y en su fuerza, en su lucha por la vida, tenemos el mejor ejemplo. Es el referente para quienes tienen la tentación de mirar hacia otro lado".

Y agradeció a Jesús Neira y a su familia, "por todas las mujeres que están sufriendo violencia, por sus hijas e hijos, por todas las mujeres y todos los hombres que se la han jugado por defenderlas, que han intentado parar los pies a los maltratadores. Por todas las que ya no están. Por la pérdida que su ausencia supone para quienes las querían, sus padres, madres, hermanos, hermanas…, por todos nosotros, por todas nosotras, por una sociedad más justa y mejor".

También te pueden interesar…

 

Artículo anteriorLa destrucción creadora
Artículo siguienteYaravi López-Petersen, Ciao España