Hoteis Real: San Valentín de lujo

119

Para románticas y románticos que quieran aprovechar para alejarse del ruido y entregarse a los verdaderos expertos del relax, el Grupo Hotéis Real, de Portugal, ha preparado un San Valentín de lujo, donde la pasión protagonice un fin de semana distinto. En la ciudad o en la playa, hay combinaciones muy variadas para regalarnos tiempo en pareja.

Si la idea es hacer una propuesta de matrimonio de película, el programa Compromiso de San Valentín sorprende.

En Lisboa, el Hotel Real Palacio ofrece dos noches, masaje para dos personas y una cena con un menú que parece ideado por los poetas románticos del país luso.

Para los que prefieran el sosiego de mirar al mar, el Grande Real Villa Italia en Cascais, ofrece paquetes completos para hacer una celebración de cuento.

Si la idea es hacer una propuesta de matrimonio de película, el programa Compromiso de San Valentín sorprende con traslados al hotel en coche con conductor, habitación doble de lujo en el ala del Palacio con un servicio de mayordomo, preparación especial de la cama, flores, sales de baño y las tentaciones de fresa y chocolate, la sala VIP con champán, fresas, cóctel de chocolate en el bar Palace y cena a la luz de las velas con jazz en vivo, desayuno buffet, masaje y , para coronar, incluso el anillo de compromiso.

Para los que prefieran el sosiego de mirar al mar, el Grande Real Villa Italia en Cascais, en la antigua residencia del rey Humberto II de Italia, también ofrece paquetes completos para hacer una celebración de cuento.

Para dejarnos con saudades
Las opciones para inventarnos saudades no se acaban: en el Real Oeiras sus vinos espumosos de bienvenida y petit fours junto con la mejor ofertya gastronómica. Y hacia el sur, en Albufeira, el Grande Real Santa Eulalia, cuenta con servicio VIP en la habitación, cena en su exclusivo Le Club la noche del 14 de febrero, y una Gold Card Real Thalasso Spa para los enamorados que quieran disfrutar de uno de los mejores spas de Portugal.

El lujo está servido, sólo queda elegir el destino y sumergirse en él.

Más en: www.realhotelsgroup.com

 

Artículo anteriorLa necesidad de cariño no tiene edad
Artículo siguienteRadio: Comunicación en las organizaciones