¿Hay discriminación en los Consejos de Administración?

388

Con el afán de ir desentrañando los tipos de exclusión que padecen las mujeres cuando quieren llegar algo, Ruth Mateos de Cabo estudia la situación española y da las claves de lo que ocurre. Aquí la síntesis de la experiencia: la mujer avanza en la incorporación al trabajo, pero no en su participación en las cuotas de poder.


La evidencia muestra que a pesar de que la participación de la mujer en el mercado de trabajo ha venido aumentando en España desde finales de los años setenta hasta la actualidad de manera continua, no se observa el mismo aumento en la participación de la mujer en los puestos directivos y, especialmente, en los máximos órganos decisorios de las empresas.

Un perfil que no "encaja", la discriminación por "preferencias" y la discriminación por "creencias erróneas", por "estadísticas" o por "homogeneidad ¿qué es realidad lo que encierran?Según datos del Instituto de la Mujer para el cuarto trimestre del año 2006, las mujeres representan un 50,57% de la población española, un 42,26% de la población activa y un 40,85% de la población ocupada. En cuanto a su participación en el mercado laboral por tipo de ocupación, la mayor presencia corresponde a empleos de tipo administrativo (64,69%), siendo también considerable en las profesiones científicas e intelectuales (52,9%). La presencia de las mujeres en puestos de dirección de empresas y de la administración pública se sitúa en un 31,76%, correspondiendo la mayor participación a la gerencia de empresas sin asalariados (45,06%), seguida por las empresas con menos de 10 trabajadores (27,14%), y finalmente aquellas con 10 o más trabajadores (22,3%).

Aunque estas cifras son bajas, el porcentaje encontrado en la mayoría de los estudios de mujeres consejeras (en torno al 4%), es sustancialmente inferior al de mujeres directivas, lo que parece indicar una infra-representación de éstas en los consejos.

Resulta relevante identificar el tipo de razones por las que se está produciendo esta baja representación de la mujer en los consejos, porque distintos tipos de discriminación darán lugar a diferentes conclusiones sobre cómo lograr una mayor presencia de mujeres en los consejos e, incluso, sobre si realmente es deseable aumentar su presencia.

Infrarrepresentadas

En la literatura especializada se ofrecen distintas explicaciones para la infra-representación de la mujer en los altos puestos directivos y en los consejos de administración, causas o razones que se pueden agrupar en tres grandes bloques. Empezaremos con el primero de ellos, para en próximos artículos desgranar las otras "explicaciones" que se utilizan en estos casos.

En primer lugar, el perfil buscado para los candidatos a ocupar un cargo en los consejos en muy pocos casos encaja con el que poseen las mujeres. En términos generales, a los candidatos se les exige una elevada experiencia previa en puestos de responsabilidad de departamentos como producción y finanzas, sin que los responsables de otras áreas como recursos humanos o marketing, donde existe una mayor presencia de la mujer, sean considerados en la misma medida. Esto significa que de acuerdo con los criterios habitualmente buscados por las empresas, las mujeres estarían excluidas del pool de candidatos potenciales para desempeñar estos cargos.

Entre los factores que explican que haya menos mujeres que hombres "elegibles" para optar a un puesto en el consejo se encuentran entre otros: la segregación ocupacional existente que tiende a colocar a los hombres en los puestos de contenido financiero o más técnicos dentro del proceso productivo, las responsabilidades familiares que en muchos casos, y a diferencia de los hombres, interrumpen el desarrollo de la actividad profesional de la trabajadora, o la anticipación por parte de muchas mujeres del techo de cristal lo que les lleva a sacrificar su desarrollo profesional en favor de su vida familiar. Así, según datos del Instituto de la Mujer correspondientes al cuarto trimestre del 2006, del total de personas inactivas que no buscan empleo por razones familiares, el 97,04% son mujeres, siendo ellas las que solicitan los permisos de maternidad/paternidad en un 98,35% de las ocasiones.

De las restantes explicaciones y de la falta de eficiencia de las empresas que resulta de las mismas, hablaré en mis próximos artículos.

Artículo anteriorSofía Rodríguez-Sahagún
Artículo siguienteUna comedia española