Gloria Juste: “No queremos supermujeres, ni supermachos”

487

La presidenta de la Fundación Mujer Familia y Trabajo, Gloria Juste, cree que no es necesario modificar la ley vigente que “aún hoy está siendo asumida por la sociedad y el entorno empresarial”. “Hombres y mujeres somos idénticos en capacidades, derechos y obligaciones, pero no lo somos en nuestras realidades biológicas, comportamientos sociales, e incluso en nuestros intereses personales”, destacó cuando expuso ante la Comisión de Igualdad de Diputados  sobre al proyecto de “Ley Integral para la Igualdad de trato y la no discriminación” a la que considera insegura, incoherente e innecesaria.

No queremos mujeres, ni hombres, invisibles, ni tampoco ´super mujeres´ o ´supermachos´. No sobrecarguemos con excesiva responsabilidad a ninguno de los dos en sus parcelas. Estamos aquí para trabajar en equipo y construir lo mejor en el aspecto más familiar y también en el económico y social” agregó.

Con respecto al progreso laboral de la mujer dijo que “no es una lucha contra el hombre, igual que el progreso familiar del hombre no es una lucha contra la mujer. Estamos y vivimos en un mundo mixto y el papel que debemos adoptar desde luego no es reivindicativo, sino constructivo”.

“El precio que ha pagado la mujer para mantenerse en el mercado de trabajo ha sido sucumbir absolutamente a un diseño empresarial que estaba completamente hecho por y para los hombres”.  También sostuvo que “el precio que ha pagado la mujer para mantenerse en el mercado de trabajo ha sido sucumbir absolutamente a un diseño empresarial que estaba completamente hecho por y para los hombres”.

La presidenta de la Fundación Mujer, Familia y Trabajo,  considera igualmente importante que las acciones a favor de la igualdad respeten “las desigualdades que nos viene dadas desde nuestra propia naturaleza y aquellas que son consecuencia de decisiones tomadas libremente”. Entre estas últimas, ubicó a la maternidad: “una realidad que nos convierte en desiguales y que por tanto obliga a que se tomen medidas que ayuden a las mujeres a ejercer su derecho a ser madres”.

Igualdad y conciliación, trabajo y familia
La presidenta de la fundación reconoció que los avances durante la última década en materia de igualdad, tanto a escala de la UE como de los estados miembros. “Los avances indudables de la mujer en todos los terrenos y su igualación progresiva con el varón tropiezan con algo que debe tenerse en cuenta desde el primer momento: el proyecto de vida familiar y personal es la piedra que transforma la igualdad en desigualdad real”.

Ubicó en el centro del debate sobre la Igualdad a los avances en relación a un colectivo que padece una doble discriminación, por ser mujeres y por se madres. En ese sentido, el desafío sería lograr un equilibrio entre la vida personal,  familiar y laboral. “La conciliación en igualdad es una exigencia de nuestro modelo social, en el que hombre y mujeres podamos disponer de las mismas oportunidades para cuidar una familia, para el desarrollo profesional y para el disfrute del tiempo personal”, destacó.

Flexibilización
Además, se mostró partidaria de una mayor flexibilización de las condiciones de trabajo, para lograr más y mejores empleos en los próximos años. Desde la Fundación Mujer y Familia confían en que de esta forma se logrará promover una mayor igualdad entre varones y mujeres.

Trabajar en el cambio de mentalidad
La Fundación Mujer Familia y Trabajo presentó una serie de medidas que consideran importantes para una igualdad que respete las diferencias y la libertad de elección de cada pareja, intentando aportar al cambio de mentalidad desde la educación, desde las escuelas. “La incorporación de la mujer al mercado laboral no puede hacerse a cualquier precio. Se debe respetar la igualdad del hombre y de la mujer en retribuciones y demás condiciones laborales”, decía la primera de las medidas posibles, por ejemplo.

Centrarían los esfuerzos del Estado en mejorar la seguridad de las mujeres amenazadas, desarrollando una la ley desde un punto de vista judicial y policial, para superar los estereotipos de género, dejar su hueco al hombre en el ámbito familiar, corregir la desigual distribución de roles en la sociedad y de las barreras que impiden a las mujeres su pleno desarrollo personal y profesional. 

Además, recomiendan no presionar más a las empresas: “Ayuda de los poderes públicos a las empresas para ser mas humanas e igualitarias. No pedirles mas esfuerzos innecesarios a tantas empresas que ya están actualmente cumpliendo con normativa de la Ley 2007”.

Destacan también que estos cambios necesitan de un Liderazgo integrador, que integre a hombres y mujeres en el mismo camino. “Vivimos en un mundo plural y debemos construir juntos, trabajando en equipo”, sostienen.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorLa asamblea de mujeres, de Aristófanes
Artículo siguienteLos familiares, principales feminicidas