Global Summit of Women: la agenda lúdica

515

Un evento como el Global Summit of Women no es sólo ponencias y debate. Lo rico de estos encuentros es también lo que los rodea: las actividades y actos sociales organizados tanto por el Global Summit como en paralelo, fueron una excelente vía para conocer un poco más Beijing y tomar contacto con otras participantes de diversos países. Sobre ello habló Julia López – American Express- acompañándose con ilustrativas fotografías en el foro organizado por la European Professional Women´s Network.

La visión de Julia

Recién bajadas del avión -5 de la mañana y sin dormir-, dejamos las maletas y nos calzamos las deportivas, decididas a comprobar personalmente si podíamos con los 6.000 kilómetros de la Gran Muralla.

Parte de la delegación española llegó con un par de días de antelación, pues no podíamos volver a casa sin visitar los espectaculares monumentos que hacen de Beijing una ciudad única: la Ciudad Prohibida, el  Palacio de Verano, la plaza de Tiananmen…  Y por supuesto, una de las maravillas del mundo, la Gran Muralla China. Como saben las que han asistido a algunas de las ediciones del Summit, una vez que éste empieza, lo apretado de las sesiones hace imposibles las actividades alternativas. Así que recién bajadas del avión (5 de la mañana y sin dormir), y dispuestas a aprovechar al máximo esta oportunidad, dejamos las maletas y nos calzamos las deportivas, decididas a comprobar personalmente si podíamos con los 6.000 kilómetros de la Gran Muralla. Tengo que decir que, contrariamente a otras ocasiones, en que la proliferación de las imágenes de un lugar famoso conlleva la decepción de verlo en la realidad, en este caso no sucedió así. Por mucho que lo hayamos visto en fotos y películas, su espectacularidad nos dejó sobrecogidas. Y agotadas, por otra parte. Así que para acabarnos de rematar, nuestra guía china Isabel nos llevó a visitar las tumbas Ming y el Spirit Way.

Beijing en primera persona

Una vez en el hotel, unas cuantas valientes acudimos a la divertida cena de networking que Noemí Rotgers, emprendedora española que ha tenido el valor de abrir una consultoría de desarrollo de negocio en China (Nexoasia), organizó con gran generosidad (ya que a ninguna nos conocía personalmente) para nosotras. En un precioso restaurante típico conocimos a españolas que, temporal o definitivamente, viven y trabajan en Beijing.

Lo que nos contaron Mar, Lulú, Edurne, Izarra y Pilar, nos ayudó a comprender mejor el país al que llegábamos, y sus  (muchas) peculiaridades para nuestra mentalidad latina. En este entorno de negocio es esencial asimilar las reglas de etiqueta y las diferencias culturales, ya que las relaciones personales se rigen por reglas muy distintas.

Parte del equipo español de Global SummitVivir en Beijing no está nada mal, nos comentan, comparado con el más "agresivo" Shanghai. Es una ciudad más pausada, hay muchas zonas verdes, aunque sus 22 millones de habitantes hacen que desplazarse por ella te lleve a veces a la desesperación. Los intentos del gobierno para reducirlos no han impedido la llegada medio millón más cada año. En esta cena tuvimos el privilegio de contar con la presencia de Ninon Colneric, quien fue Juez de la corte de Justicia de la comunidad Europea hasta 2006, y que desde 2008 es Co-Rectora de la China-EU School of Law. A pesar de vivir lejos del centro, como por otra parte la mayoría de las asistentes, tuvo la amabilidad de esperarnos (el tráfico es terrorífico, así que fuimos en metro, estupendo y claramente señalizado) para compartir con nosotros sus conocimientos del país. Nos explicó también las interesantes oportunidades que para los estudiantes occidentales se abren en su Escuela de Leyes, con becas comunitarias y otros incentivos.

Finalmente, encantadas de haber conocido a mujeres tan valiosas que tan generosamente nos acogieron (y tras de más de 36 horas sin dormir), nos retiramos al Hotel.

Tiananmen y la Ciudad Prohibida

Al  día siguiente bien temprano partimos para visitar la plaza de Tiananmen y la Ciudad Prohibida. En esta ocasión, contrariamente a lo ocurrido en la Gran Muralla, tuvimos ocasión de experimentar la superpoblación del país. Entre masas de turistas, mayoritariamente nacionales, visitamos la plaza y los numerosos edificios situados dentro del recinto de la ciudad prohibida. Lo mismo que el día anterior, la realidad superó nuestras expectativas.  Después nuestra guía Isabel nos llevó a un mágico restaurante que hizo que el largo viaje en autobús valiera la pena. Allí pudimos ver la china de las novelas, jardines, lagos, puentecitos, vestidos coloridos y magníficos bordados. Aunque la comida era excelente, el desplazamiento mereció la pena sólo por el banquete visual.

Después continuamos la visita al barrio antiguo con paseo en "pedicab" y rápidamente al hotel a cambiarnos para la recepción que la Embajada de España celebraba para nuestra delegación en el Summit. Tanto el embajador, Carlos Blasco, como todo el equipo de la embajada nos acogieron con calidez y nos ilustraron en muchos temas relativos al país, su comercio con España, la situación económica etcétera.

Fue una velada estupenda en la cual tuvimos ocasión también de conocer a Inma González Puy, la directora del instituto Cervantes en Beijing, quien junto con Fernando Salazar, el agregado comercial de la Embajada, fue una fuente impagable de informaciones prácticas para movernos por la ciudad. Ellos fueron quienes no recomendaron ir a continuación a visitar la zona de ocio del lago HouHai, llena de restaurantes y bares (nos costó algo pedir la bebida, ningún camarero hablaba inglés… muy bueno el detalle de Rosa, que sacó una foto con el móvil a una Coca-cola y cada vez que quería pedir una le enseñaba la foto al camarero!), e iluminada como en Navidad. Allí estuvimos viendo a grupos que bailaban algo que parecía la Macarena pero en chino, todos perfectamente coordinados. Otros jugaban con unas pelotas de plumas de colores, asombrándonos por el tiempo que conseguían tenerlas en el aire… Así pasamos un rato y luego pronto al hotel, pues a la mañana siguiente había networking breakfast a las 8 de la mañana.

*En la tercera parte de esta serie comentaremos las actividades en Shanghai.

Otros artículos de esta columnista…

Global Summit of Women, las voces y los ecos
Global Summit of Women 2010: 1000 mujeres en Beijing
Global Summit of Women
Mujeres: poder de decisión, poder de consumo
Rethink-her 1: Mujer, nueva consumidora global
Rethink-her 2: Nativas digitales, estereotipos e invisibilidad
Rethink-her 3: Lo que es woman friendly es people friendly

También te puede interesar…

 ¿Ya has visitado Directivas y Empresarias en nuestra ZONA MUJERES?

 

 

Artículo anteriorPrimer máster para formar a emprendedores
Artículo siguientePocas mujeres directivas en el sector audiovisual