Experiencia para seguir creciendo

179

La historia comenzó en 1992, cuando la firma dedicada al cuidado de la piel decidió poner su centenaria experiencia aún más al alcance de todos. De este modo, surgió la inauguración del Instituto Pond´s, con la idea de que funcionara como un centro de innovación para desarrollar nuevas fórmulas y productos. Pond`s se convertía así en la primera empresa en inaugurar en España una serie de centros de belleza monomarca, acompañando este emprendimiento con el lanzamiento de una gama de productos profesionales.
En España, ya tienen 14 centros y el plan de expansión prevé contar con más de 100 establecimientos en 2012, además de continuar con la expansión internacional que ha comenzado el año pasado en Latinoamérica. Pond´s fue creada en 1846 por Theron Pond.

“El concepto de los institutos Pond’s nació en los años noventa al poner en marcha un centro de innovación para el desarrollo de las fórmulas de todos los tratamientos faciales. En el año 2000 se creó el primer centro de belleza en España, algo de lo que nos sentimos muy orgullosos. Es un punto de encuentro con la consumidora, donde ofrecemos los últimos tratamientos de belleza en cabina y donde, entre otras innovaciones, contamos con los productos de la línea `Pond’s Professional`. Actualmente tenemos 14 centros, 11 en Madrid, 2 en Zaragoza y 1 en Valencia, y más de 20.000 clientas. Nuestro objetivo era acabar el año con 14 establecimientos abiertos además de iniciar la expansión en Latinoamérica”, explica Esperanza Gaspar.

Los Institutos Pond`s ofrecen los más nuevos tratamientos faciales y corporales para mejorar la piel “y combatir aquellos aspectos que más nos disgustan como las arruguitas, la flacidez, la celulitis y la retención de líquidos, entre otros”, enumera Esperanza. “En cada tratamiento combinamos las últimas innovaciones en aparatología, los desarrollos más punteros de los productos Pond’s Professional y las manos más calificadas de nuestras esteticistas. Además completamos nuestros servicios con otros cuidados como manicura, pedicura, depilación tradicional y láser, y maquillaje”,continúa.
En cuanto al perfil de las mujeres que se acercan a probar los servicios que allí se ofrecen, es bastante amplio. En general suelen concurrir mujeres desde 16-17 años, que acuden a realizarse distintos tipo de depilación o tratamientos anti-acné, hasta mujeres de 70 años. “Nuestro core-target está comprendido entre los 30 a 50 años”, dice Esperanza.
Asimismo, atienden a hombres, que van a hacerse tratamientos faciales, pero por ahora es una “clientela minoritaria”.
La apuesta de Pond´s es ofrecer un servicio Premium a un precio razonable. Algo que vienen realizando con buenos resultados ya que, “el 90% de las personas que entran a nuestros centros, repiten”, según Esperanza.

En los centros se ofrecen más de 35 productos faciales y corporales de la línea Pond´s Professional, que sirven tanto para trabajar en cabina como para llevarlos a domicilio y potenciar así los resultados. En cada centro trabajan como mínimo, en promedio, unas cinco personas que son expertas en estética y que, además, realizan un master en belleza de una duración de dos meses que imparte la misma compañía. En cuanto a los tratamientos, el primer paso es realizar un diagnóstico de la piel de los clientes. “Con una herramienta informática medimos diferentes aspectos de la piel: grasa, hidratación, melanina y elasticidad. Además, estudiamos cada síntoma que la piel presente”, dice Esperanza.
Luego de este paso, se accede a las cabinas de belleza en las que se ofrecen tratamientos donde se combinan diferentes técnicas de masajes específicos, productos profesionales y aparatos de última generación: electroestimulantes, termoestimulantes, ultrasonidos, vacumterapia y presoterapia, entre otros.
En cuanto a los precios, los tratamientos faciales y corporales van desde 12,70 a 83€ €, y los programas personalizados, que incluyen de 5 a 15 sesiones, tienen precios que rondan los 300-600 €. “Al formar parte de UNILEVER nos podemos permitir contar con la última tecnología del mercado, algo que no todos los institutos de belleza pueden disfrutar”, concluye Esperanza.