¿Estás en paro? ¡cuida tu salud!

351

Es conocido el efecto que tiene el paro sobre la salud de la población, produciendo un aumento de enfermedades como la ansiedad y la depresión. Pero el peso del desempleo se nota en otros ámbitos de la vida: el aumento del consumo de genéricos, también lo hacen las donaciones de esperma/óvulos, y aumenta el consumo de alcohol y tabaco… No obstante, parece que las mujeres sobrellevan mucho mejor el paro.

Detrás de los datos fríos, montones de familias que se enfrentan a deudas, hipotecas y angustias financieras. Pero al subir el paro no es el bolsillo lo único que se resiente, la salud también sufre un revés cuando la crisis se vuelve una realidad cercana.

La ansiedad y la depresión, las reinas indeseables
La autoestima de una persona suele verse mermada cuando se tiene que enfrentar a la realidad del despido. Si además la fuente de ingresos mayoritaria de una familia era la del despedido, el estado de ánimo es algo que decae irremediablemente.
Si la persona no es capaz de manejar la situación, la depresión termina haciendo mella.
En otros casos la constante incertidumbre del parado sobre su futuro laboral y sobre la economía de la familia abocan a muchos a una ansiedad y al estrés.

En mujeres no sólo observamos que la influencia sobre su salud es mucho más pequeña sino que incluso es beneficiosa para muchas. Ellas lo llevan mejor, mucho mejor
Resulta peculiar el gran contraste existente en la forma de afrontar el paro entre los hombres y las mujeres. En los hombres, el paro suele ser un hecho negativo para su salud. Sin embargo, en mujeres no sólo observamos que la influencia sobre su salud es mucho más pequeña sino que incluso es beneficiosa para muchas.

¿Por qué este peculiar resultado?
* Las condiciones laborales de muchas mujeres son peores que la de sus compañeros masculinos. De forma que si pierden el empleo el efecto negativo sobre la mujer es menor.
* Al tener muchas mujeres que conciliar el trabajo con el cuidado del hogar, el trabajo termina pasando factura en el cuerpo y mente de la mujer por una sobrecarga. De esta forma, si pierden el empleo su carga de trabajo disminuye y disponen de más tiempo para ellas mismas.
* Son aún pocos los hogares que dependen exclusivamente del sueldo de la mujer. En la amplia mayoría de las ocasiones, cuando la mujer trabaja, también lo hace el marido. Por lo tanto, si la mujer pierde su empleo aún queda el hombre para mantener económicamente a la familia.

Conocer los riesgos ayuda a actuar frente a ellos y a salir airoso de la situación. Hay que tener en cuenta que está crisis pasará y vendrán tiempos mejores.El tabaco y el alcohol, al alza
El estrés fomenta el consumo de sustancias como el tabaco y el alcohol. En aquellas personas que ya eran fumadoras o consumidoras habituales de alcohol, suelen aumentar su consumo ante situaciones de estrés, tales como las que provocan el desempleo. Este hecho, además, puede favorecer la caída en adicciones y problemas de abuso con la intención de evadirse de la realidad.

Más genéricos y menos fármacos publicitarios
En la visita a la farmacia, los genéricos ganan terreno sobre los fármacos publicitarios al ser más baratos e igualmente efectivos. Si las marcas blancas están haciendo furor con la crisis, los genéricos no se están quedando atrás.

Más donación de óvulos y esperma
Cuando el bolsillo aprieta, son cada vez más las personas que recurren a la donación de óvulos o esperma para capear el temporal. 50 euros por donación de semen y de 500 a 1.100 euros por donación de varios óvulos son los incentivos que han motivado esta opción como un nuevo tipo de ingreso extra. Siempre y cuando se cumplan los requisitos, claro está.

Los datos sobre la salud de los parados no son muy alegres. A pesar de ello, conocer los riesgos ayuda a actuar frente a ellos y a salir airoso de la situación. Hay que tener en cuenta que está crisis pasará y vendrán tiempos mejores. Hasta que éstos lleguen, lo mejor es fortalecerse, ya sea física o psicológicamente y no dudar en recurrir a amigos o profesionales de la salud cuando sea necesario.