Empresarias vascas: formadas pero sin poder conciliar

406

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

¿Qué  papel desempeña la  mujer vasca en la empresa familiar? Con el fin de conocer su influencia sobre la competitividad de la empresa familiar y su repercusión en el proceso de sucesión de las siguientes generaciones se llevó a cabo el estudio  "El género femenino en la empresa familiar de Bizkaia".

Las mujeres entrevistadas afirman que el entorno de la empresa familiar es "conservador y machista" y al mismo tiempo "creen" haber tenido las mismas oportunidades que sus familiares varones, llegando a los puestos que ocupan por su "valía profesional y esfuerzo".

Las mujeres entrevistadas afirman que el entorno de la empresa familiar es "conservador y machista" y al mismo tiempo "creen" haber tenido las mismas oportunidades que sus familiares varones.Que estos dos aspectos se planteen al mismo tiempo resulta cuanto menos curioso.

¿Son compaginables estas dos apreciaciones? ¿Deberíamos inclinarnos por pensar que esa creencia se debe más al peso de un contexto social que hace que esto sea ya natural que a una realidad?

Si lo pensamos en términos cuantitativos, ¿cuánto esfuerzo ha costado a estas mujeres ocupar esos puestos? Y planteado cualitativamente: ¿Qué obstáculos, trabas, barreras han tenido que sortear para demostrar ese esfuerzo y valía profesional?

Otra de las conclusiones recoge que, mayoritariamente, las mujeres en puestos de responsabilidad tienen un nivel alto de estudios y una mayor implicación con la empresa, así como orgullo de pertenencia a la misma. Por lo tanto podemos interpretar que han dedicado más tiempo y constancia a esta tarea.

Conciliación, gran asignatura pendiente
Con respecto a la conciliación en las empresas familiares, es un aspecto que continúa pendiente de mejorar. Es necesario un proceso de cambio de actitudes y una transformación en la estructura laboral. Algunas de las sugerencias son: superar el "presentismo", incentivar el trabajo por objetivos y aplicar medidas de conciliación ya existentes en el mundo de la empresa, a las directivas de las empresas familiares.

Las mujeres que son parte del equipo directivo en una empresa familiar creen que difícil poder conciliar, algo que ven más factible en la empresa pública o por cuenta porque existen medidas para ello. 

Entre las medidas que hacen falta figuran: días de permiso, reducción laboral, horario flexible, jornada a tiempo parcial o cumplimiento íntegro del permiso de maternidad, pero no aplicables al equipo directivo.  En este sentido, se ha recomienda formar a los miembros de la familia en herramientas de conciliación de la vida laboral, familiar y personal con el convencimiento de que el uso de las nuevas tecnologías será una buena forma de empezar a hacerlo.

Otras conclusiones

  • El papel de las esposas varía mucho según la implicación que tenga en el negocio. Las que levantaron la empresa junto a su marido la sienten como propia. Las que no, llegan a verlas como un roba tiempo a la vida familiar.
  • Hace falta promover espacios y tiempos de encuentro entre todos los miembros de la empresa familiar, reforzando el sentimiento de pertenencia, la cohesión grupal, la identidad de familia, empresa y propiedad.

*Estudio realizado por la Cámara de Bilbao y el Área de Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia, con la colaboración de la Cátedra de Empresa Familiar de la UPV-EHU y de la Asociación Bitácora.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Empresas/Familiares/Pymes en nuestra ZONA EMPRESAS? 

Artículo anteriorUna historia emprendedora, un ejemplo a imitar
Artículo siguienteLlega el Premio Universitario Concilia