Elsa González solicitó el fin de los anuncios de contactos

500

Normal 0 21 false false false ES-AR X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

Durante la jornada "Noticias desde el cuarto mundo. Medios de comunicación y prostitución", Elsa González, Presidenta de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE), solicitó el fin de los anuncios de contactos, considerando un deber ético que los medios dejen de contribuir al negocio de la trata de personas que afecta en España a más de 400.000 personas que viven en un régimen de esclavitud. Las Jornadas fueron inauguradas por la Concejal Delegada de familia, asuntos sociales y zonas de especial actuación, María Dolores Pablo-Blanco, y clausuradas por el Defensor del Pueblo de Andalucía, José Chamizo.

Ética periodística Vs. ética de los medios

En su intervención puso de manifiesto la doble moral de los medios que informan sobre la lacra social de la trata de personas en sus páginas, mientras que admiten anuncios de este tipo, y recordó la postura del ‘International Herald Tribune’ que los eliminó de sus páginas por no encajar con los valores y estándares de calidad de este prestigioso diario.               

Se destacó igualmente la necesidad de que los medios de comunicación dejen de abordar el fenómeno de la prostitución como un asunto de orden público y seguridad y pasen a verlo desde la perspectiva de la violación de los derechos fundamentales de las personas.  En la Jornada se puso de manifiesto la necesidad de que los medios tomen conciencia de la terrible realidad que soportan las personas sometidas a esclavitud sexual, pudiendo escuchar el público asistente el testimonio grabado de una persona víctima de estas redes de trata.

Se demandó a los medios que procuren enfocar esta realidad desde el punto de vista de la lesión de los derechos humanos que supone y que asuman algunos de los puntos recomendados por la Red Española contra la Trata de personas, como son: recabar información y acudir a las fuentes solventes, como las organizaciones que apoyan a las víctimas de trata; informar sin dañar la imagen de las víctimas no fomentar los estereotipos; evitar el morbo o el sensacionalismo y tratar la noticia desde un enfoque de derechos humanos, contextualizarla dentro del fenómeno de trata de personas y demostrar que la trata no es un fenómeno inevitable, sino que cada persona puede hacer algo por evitar su continuación.

Violencia de género

Otra de las conclusiones fue la similitud, desde el punto de vista del tratamiento de esta realidad en los medios de comunicación, que la trata de personas tiene con la que tuvo en sus tiempos la violencia de género. También entonces, cuando ni la sociedad ni los medios estaban concienciados de la extensión y gravedad de este fenómeno, se presentaba a las víctimas como casos aislados, en parte culpable de su desgracia y a la violencia doméstica como una cosa natural, o al menos admitida en parte de la sociedad como "asuntos de familia".

Si la violencia de género ha podido ser vista por la sociedad como lo que es, un fenómeno que implica una visión desigual de las personas y en el que las víctimas deben ser ayudadas y sostenidas por la sociedad, las víctimas de trata con fines de explotación sexual pueden conseguir con la ayuda de los medios de comunicación un tratamiento similar que acabe con la doble marginación que padecen, la de ser víctimas prostituidas y marginadas de la consideración de la sociedad.

Se destacó igualmente la necesidad de que los medios de comunicación dejen de abordar el fenómeno de la prostitución como un asunto de orden público y seguridad y pasen a verlo desde la perspectiva de la violación de los derechos fundamentales de las personas.

La Jornada, organizada por la Asamblea de Mujeres Periodistas de Sevilla y Provincia y la asociación de la Prensa de Sevilla, se desarrolló en la Facultad de Comunicación con el apoyo del Ayuntamiento hispalense y coincidiendo con la conmemoración el 23 de septiembre del Día Internacional contra la Trata y la explotación sexual. Asistieron casi cien personas entre periodistas, trabajadoras sociales y personas miembros de organizaciones que trabajan con mujeres prostituidas.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

Artículo anteriorEva Perón revive en los Teatros del Canal con “La Duarte”
Artículo siguienteLucía Puenzo dirige 4 cortos para Huggies