Ellas 2.0: ¿eres visible?

105

Tras meses de trabajo y gracias a la colaboración de Mujeres&Cia, mi compañera Begoña Miguel de El Taller y yo, reunimos a un grupo de mujeres empresarias, profesionales y directivas en la cancha central de la CAN en Madrid con el objetivo de analizar los cambios que las herramientas de la web 2.0 están trayendo en términos de visibilidad para las mujeres.

En este nuevo escenario, en el que las personas ocupamos definitivamente el primer lugar, las mujeres podemos hacernos, por fin, con espacios de visibilidad.Tras la bienvenida de Mercedes Wullich que hizo el test de la tarjeta descubriendo una vez más que un gran porcentaje de mujeres no le da la importancia que una tarjeta personal tiene para el networking y nuestro branding personal, Begoña Miguel llevó a cabo una fantástica exposición  que nos introdujo en el cambio de actitud que suponen las nuevas herramientas, además de señalar interesantes funcionalidades de las mismas para promocionar nuestros proyectos profesionales.

Los cambios  paradigmáticos a los que se refirió en su ponencia están afectando a la manera que tenemos de relacionarnos y comunicarnos: hemos pasado de un modelo basado en un emisor que lanza un mensaje a su audiencia, a una web participativa y multidireccional en la que todo el mundo puede hacer oír su voz.

Esta metamorfosis  supone una fantástica oportunidad para la mujer profesional y emprendedora, ya que las nuevas herramientas son el aliado perfecto para incrementar la visibilidad de tu negocio y de tu propia marca personal, al mismo tiempo que te permiten interaccionar de forma constante con tus públicos (clientes, colaboradores, proveedores, posibles partners…).

¿Cómo generamos conversación que en último término es de lo que trata la Web 2.0?

 

En este nuevo escenario, en el que las personas ocupamos definitivamente el primer lugar, las mujeres podemos hacernos, por fin, con espacios de visibilidad que hasta la fecha nos han sido negados o han contado con fuertes barreras de entrada para nosotras. Esto nos obliga a poner en marcha una reflexión profunda acerca de cómo queremos que los demás nos perciban y cómo deseamos transmitir el trabajo que desarrollamos, esto es,  responsabilizarnos de nuestra propia marca personal.

De esta segunda parte del encuentro me ocupé personalmente y tras introducir el concepto y diferenciarlo de otras disciplinas como el asesoramiento de imagen y la propia imagen personal,  lo encuadramos dentro de la autenticidad y las relaciones que estableces con los demás; siendo éstos los requisitos indispensables para conseguir un posicionamiento adecuado y coherente con nuestros objetivos.Las herramientas analizadas para crear esta marca personal 2.0 fueron Facebook, una red social que nos obliga a hacer reflexiones profundas sobre nuestros distintos roles e identidades, ya que normalmente lo compartes con contactos personales y profesionales; Linkedin, Twitter y blogs. 

Tras la consideración de las distintas funcionalidades de cada una de ellas, llegamos a la parte más importante del proceso: una vez que hemos creado nuestros perfiles ¿cómo aportamos contenidos?, y lo más importante ¿cómo generamos conversación que en último término es de lo que trata la Web 2.0?

A partir de aquí todo está por descubrirse, aunque mi opinión personal es que el secreto, como en muchos otros ámbitos de la vida está en mantener el equilibrio entre lo personal, lo profesional y al mismo tiempo tener muy claro el límite entre lo privado y lo público. Las "auto-revisiones" por supuesto son fundamentales y el camino que queda por recorrer, intenso. Pero mujeres, es nuestro momento y tenemos la responsabilidad de aprovecharlo, así que, ¡sigamos conversando en las redes!

*Patricia Araque es emprendedora a tiempo completo, Directora y fundadora de Atalaya Formación

Otros artículos de la autora…

 

Artículo anteriorPremios CMN Mujeres de Negocios
Artículo siguienteLara Bosch: Medalla internacional de las artes