El paro, el outplacement y las nuevas oportunidades

495

En un mercado como el actual, en el que la oferta es inferior a la demanda de empleo, se hace indispensable contar con la mejor estrategia de acercamiento al mercado laboral para tener éxito en la búsqueda. A pesar de la dureza del entorno es posible encontrar trabajo, si cuentas con el apoyo necesario.

Finalizado 2011 y con una tasa de paroque se ha disparado hasta superar los 5 millones de parados se han eliminado 600.000 puestos de trabajo en el último año –más del doble que en 2010- según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Son muchas las empresas que durante el pasado año optaron por contratar servicios de outplacement para ayudar a sus antiguos empleados a recolocarse en el menor tiempo posible. Esta práctica, que consiste en el conjunto de técnicas para reubicar trabajadores, ha visto cómo se generalizaba su uso entre las empresas como consecuencia de la crisis económica mundial.

Según Nekane Rodríguez de Galarza, Directora General de Lee Hecht Harrison, los servicios de Recolocación en la búsqueda de empleo son una oportunidad.

A pesar de los efectos negativos que la crisis está dejando notar en todas las parcelas del mercado laboral, el outplacement ha mantenido su efectividad Aumenta el tiempo medio de recolocación
Según Lee Hecht Harrison, el tiempo medio de recolocación de los candidatos que han atendido durante el año 2011, se ha incrementado ligeramente en 0,1 meses con respecto a 2010, pasando de 5,8 meses de media a 5,9 meses. Este dato refleja una tendencia al alza derivada de una mayor incertidumbre en el mercado de trabajo y la ralentización en la toma de decisiones de las contrataciones.

Si se desglosa este tiempo de recolocación por periodos, se observa que el 24% de los candidatos accedieron a su nuevo puesto de trabajo en un plazo inferior a 3 meses, 6 puntos menos con respecto al año anterior. Aquellos que lo consiguieron en un tiempo comprendido entre los 3 y los 6 meses, conforman el 35% de los atendidos, con un de 3 puntos en relación a 2010. El 32% alcanzó su objetivo en un plazo de entre 6 y 12 meses y sólo un 9% tardó más de un año en recolocarse, porcentajes que el año anterior se situaban en el 31% y el 7%, respectivamente.

Si se analiza cada posición profesional de forma individualizada, el mejor tiempo de recolocación lo obtiene el área comercial, con 5,5 meses de programa de media. 6,6 meses tardan en recolocarse los mayores de 45 años.
La explicación a este nuevo aumento del tiempo medio de recolocación vendría dada por la tendencia que se está instalando en el mercado laboral en los últimos meses y que afecta principalmente a dos puntos recogidos por Lee Hecht Harrison:

  • La escasez de procesos de selección hoy en día: la tendencia actual pasa por la destrucción de empleo diaria, por lo que se hace difícil encontrar oportunidades laborales.
  • La lentitud en la toma de decisiones: hoy por hoy, y a todos los niveles, las empresas demoran la toma de decisión a la hora contratar, y en algunos casos incluso, cierran el proceso de selección sin haber efectuado ninguna contratación.

Tipo de contrato
Un año más, en los programas de recolocación prima, por encima del resto de opciones, el contrato indefinido. Este año, esta tendencia han aumentado significativamente: el 53% de los candidatos encuentra un nuevo empleo con carácter indefinido. Este dato supone una notable mejora con respecto a 2010, cuando sólo el 36% de los atendidos conseguía
recolocarse en el mercado con un contrato indefinido. No obstante, cabe destacar que lo habitual suele ser que tras un primer contrato de carácter temporal, los trabajadores pasen a incorporarse de forma indefinida a la nueva empresa.

En segundo lugar, el 21% de los desempleados consiguió firmar un contrato por obra y servicio, opción que en 2010 suponía un 27% de los contratos realizados. Con un 10% se sitúan quienes consiguen un contrato autónomo y los que firman un contrato de más de 6 meses de duración, respectivamente. Finalmente, un 6% de los candidatos obtiene un contrato
inferior a los 6 meses de duración.

Por último, cabe destacar que no todos los candidatos se recolocan por cuenta ajena. Así, los candidatos que optan por un empleo por cuenta propia como vía de recolocación, suponen el 10% de los casos (aumentan en un 25% con respecto al año 2010).

El 31% iguala o mejora su salario anterior
Una de las principales consecuencias de la crisis económica fue que muchos de los candidatos que participaron en programas de recolocación optaran por disminuir hasta en un tercio sus requisitos a la hora de optar a un nuevo empleo. Las expectativas de los candidatos han ido disminuyendo para mostrarse más flexibles a la hora de plantearse otras opciones para encontrar un nuevo empleo (salarios, puesto, sector, movilidad geográfica…).

Uno de esos requisitos modificables fue la retribución salarial. Así, en 2011 un 69% de los candidatos que consiguieron recolocarse vieron reducido su salario cuando optaron a un nuevo empleo, frente al 65% que lo hizo en 2010.

Pese a lo negativo de los datos, la explicación vendría justificada porque antes del inicio de la crisis económica muchos trabajadores recibían remuneraciones muy por encima del mercado.

El inevitable ajuste de los salarios experimentado tras la irrupción de ésta en el mercado laboral ha dado lugar a que muchos trabajadores reciban remuneraciones inferiores a las que tenían.

No obstante, un 31% de los candidatos atendidos por Lee Hecht Harrison consiguieron aumentar o igualar las condiciones económicas que tenían en su trabajo de origen.

Distribución de los recolocados por posición profesional
Al estudiar los datos de recolocadossegún la posición profesional de la que proceden, se observa que la posición de técnico especializado es la que más se ve afectada por procesos de recolocación (42%). Los perfiles técnicos englobarían a todos aquellos que no tienen empleados a su cargo pero que desempeñan funciones como ingenieros, consultores, o técnicos de diferentes áreas (calidad, marketing, gestión, etc.).

Esta es una tendencia cada vez más en alza puesto que el aumento de este tipo de profesionales ha sido una variable continua a lo largo de los años. Así, en 2008, el porcentaje de técnicos que participaban en estos programas era sólo un 25%, en 2009 la cifra se incrementó hasta el 31%, en 2010 se alcanzó el 45% y este
año vuelven a retroceder ligeramente pero sin perder su hegemonía. El tiempo medio de recolocación para estos profesionales es de 5,6 meses, por debajo de la media general.

Tras este perfil, la posición profesional más atendida es el de staff, que representa un 18% del total atendido, seguido por la llamada mano de obra directa, con un 16%. Estos porcentajes reflejan la práctica, cada vez más generalizada en las empresas, de extender el uso de programas de recolocación en sus plantillas, y no sólo aplicarlo a posiciones directivas o técnicos especializados. Por último, los mandos representan el 15% del total atendido, mientras que el directivo representa un 9%.

Distribución de los participantes por sexo y edad
Al analizar la distribución por sexo de los candidatos atendidos en 2011, se mantiene la tendencia de años anteriores. Existe una mayoría de hombres participantes que de mujeres, aunque la brecha se acorta cada vez más. Un 54% de los candidatos fueron varones frente al 46% de mujeres (en 2010 estos porcentajes eran del 57% de hombres frente al 43% de mujeres).

En lo que a la edad se refiere, se mantiene la tendencia iniciada en 2009: la crisis ha equiparado la edad de los candidatos de los programas. Así, el grupo de edades comprendidas entre los 35 y 45 años se posiciona el primero en tamaño con el 39% de las candidaturas.

Los candidatos menores de 35 años ocupan un 29% del total siendo poca la diferencia que los separa del siguiente grupo de edad, los que se sitúan entre los 45 y los 55 años y que representan un 27%. Tan sólo el 5% corresponde a candidatos mayores de 55 años.

Observamos que el segmento de candidatos con edad superior a los 55 años tiende a aumentar derivado del retraso de la edad de jubilación que se fijó el pasado año y a que las empresas cada vez se encuentran más limitaciones a la hora de negociar prejubilaciones.

El 66% de los mayores de 45 años que consiguieron recolocarse durante 2011 lo hicieron a través de las redes de contacto

Estos datos ponen de manifiesto que a lo largo de 2011 la crisis económica afectó por igual a todos los colectivos de trabajadores, dando lugar a una equiparación entre los mismos.

Por último, en 2011, la edad media al inicio de los procesos de recolocación se ha situado en los 42 años, un año más que en 2010, cuando la edad media de inicio eran los 41 años.

En auge el networking
Según el informe la difícil coyuntura económica condujo a 2.866 candidatos hacia la búsqueda de una nueva alternativa profesional, que consiguieron alcanzar con el apoyo de los servicios de la agencia. El 15% de ellos, a través de acciones de prospección de mercado que la agencia tiene en funcionamiento para tal fin.

La escasez de ofertas de trabajo disponibles en la actualidad y el auge de las llamadas ofertas del mercado oculto de trabajo –aquellas que no llegan a publicarse en canales oficiales sino que se cubren con vacantes del entorno- además del uso cada vez más generalizado de las redes sociales, ha tenido como consecuencia directa la creación de amplias redes de contactos o networking por parte de los desempleados. Esto se ha traducido en que un 58% de los candidatos acceda a un nuevo puesto gracias a conocidos de su entorno personal y profesional con mayor facilidad que en épocas anteriores (2 puntos porcentuales más que en 2010).

Como curiosidad, un grupo de edad destaca sobre la media: el 66% de los mayores de 45 años que consiguieron recolocarse durante 2011 lo hicieron a través de las redes de contacto, opción que para este colectivo ha crecido siete puntos porcentuales con respecto a los datos anteriores.

El 14% accede a un empleo a través de Internet y las redes sociales, una práctica que gana posiciones año tras año. El 10% de los participantes consigue una nueva alternativa profesional gracias a intermediarios como empresas de selección o headhunters, mientras que sólo el 3% obtiene un trabajo mediante la candidatura espontánea.

Desaparecen opciones tradicionales como la búsqueda de empleo a través de anuncios en prensa que, por primera vez, no aparece reflejada en las estadísticas.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS? 

 

Artículo anteriorStartups: ¿qué son y para qué sirven?
Artículo siguienteLas mujeres crean una de cada tres empresas