El estrés laboral es el principal enemigo del sueño

472

¿No duermes bien? ¿Conflictos familiares o problemas de salud? Nada de eso, lo que más preocupa a los españoles son el miedo al paro y los conflictos en el trabajo. Es la primera vez que la falta de sueño se debe en primer lugar al estrés que genera la inestabilidad laboral. Sus principales consecuencias son irritabilidad, cansancio, malestar físico y sensaciones de tristeza.

Un 25% de los españoles duerme peor que el año pasado. Y uno de cada cinco responsabiliza de esta dificultad a los problemas laborales y el miedo al paro. A este 25% se suma un 51% que dice dormir igual y un 12% que asegura hacerlo, incluso, mejor que en 2009. Son los resultados más llamativos de una reciente encuesta del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO), asociación científica dedicada al estudio de esta disciplina, que ha realizado cerca de un millar de encuestas telefónicas.

Un 25% de los españoles duerme peor que el año pasado. Y uno de cada cinco responsabiliza de esta dificultad a los problemas laborales y el miedo al paro. 

Aunque es probable que se deba a un estado transitorio por la situación de crisis actual, casi todas las personas pasan alguna vez en su vida noches en vela. Este insomnio transitorio es el más común de todas las perturbaciones del descanso.

Según los responsables del estudio, por primera vez, el trabajo y el paro superan a las preocupaciones relacionadas con la familia y la salud como principales factores causantes del insomnio transitorio. Es un problema con menos consecuencias que las provocadas por el insomnio crónico, que según la última Guía de Práctica Clínica del Insomnio en Atención Primaria afecta al 10% de la población, y aumenta el riesgo de padecer hipertensión, diabetes y depresión, entre otras patologías.

Tránsito
El insomnio transitorio es la incapacidad para quedarse dormido o para dormir bien durante pocos días, desde una noche a varias semanas. Además de las preocupaciones citadas, en general, está motivado por problemas físicos, alteración del reloj biológico (jet lag), cambio de hora anual o momentos de estrés ante inminentes sucesos importantes (vuelta al colegio, evento deportivo o reunión de negocios, entre otros), dormir fuera de casa, actividad física vigorosa pocas horas antes de acostarse o padecer alguna enfermedad infecciosa. La alteración que provoca el insomnio transitorio se supera, en general, cuando no actúa la situación estresante.

Las principales consecuencias del insomnio transitorio, no demasiado graves pero sí molestas, son fatiga, letargia o cansancio, sensación de permanecer demasiado tiempo en la cama, ansiedad e irritabilidad, escozor en los ojos, dolor de cabeza y reacciones de tristeza o depresión.

¿Cómo enfrentar al insomnio?
La cama no debería ser el lugar donde pensar y reflexionar sobre los problemas, sean familiares, laborales o emocionales. Según los especialistas, la capacidad para hacer frente al estrés determina la capacidad para conciliar el sueño. Si bien esta habilidad depende en gran medida del carácter de la persona, hay una parte importante de aprendizaje. Los autores detectan cierta tendencia a sufrir insomnio si los progenitores también lo sufren, lo que podría sugerir una predisposición genética.

Para poner freno al insomnio transitorio hay que hacer conscientes tres aspectos imprescindibles: identificar el problema o preocupación que impide descansar, cambiar los pensamientos que distorsionan el sueño
y relajarse.
Al parecer, para poner freno al insomnio transitorio hay que hacer conscientes tres aspectos imprescindibles: identificar el problema o preocupación que impide descansar, cambiar los pensamientos que distorsionan el sueño y relajarse.

Para combatir este insomnio, a menudo, se utilizan medicamentos. A pesar de que es habitual que se tomen durante un tiempo limitado, diversos estudios evidencian posibles efectos secundarios cuando se toman a largo plazo. A finales de 2008 se desarrolló una posible terapia con tasimelteon, un equivalente de la hormona melatonina. Según los científicos, la función de esta sustancia es cambiar el "reloj interno" de la persona y evitar el insomnio transitorio.

Como alternativa también se utiliza la fitoterapia. Algunas plantas o hierbas medicinales logran aliviar la ansiedad y ayudan a conciliar el sueño, prolongar las fases profundas, evitar los despertares nocturnos o reducir la ansiedad.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorUso del tiempo: Doble carga para las mujeres, doble ausencia
Artículo siguienteMujeres en las TIC´s: mucho Facebook y poca tecnología