El empleo, la edad y las mujeres

99

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE Las personas desempleadas de más de 45 aportan como valor agregado la experiencia ganada y las mujeres experiencia en cuidado y atención pero escasa formación. Un reciente estudio realizado por Adecco, tiene como objetivo  fundamental descubrir a las empresas  potencialidades de los candidatos/as. No persigue ofrecer recetas milagrosas, sino realizar una aproximación a las opciones laborales más adecuadas.

De este modo se optimizan los recursos y mejora las oportunidades de los colectivos que más lo necesitan, entre los que hay que destacar personas con discapacidad, mayores de 45 años y mujeres.

De este modo se optimizan los recursos y mejora las oportunidades de los colectivos que más lo necesitan, entre los que hay que destacar personas con discapacidad, mayores de 45 años y mujeres.La voz de la experiencia
Las personas desempleadas de más de 45 aportan como valor agregado la experiencia ganada a través de los años. Sin embargo, el reciclaje profesional es básico para competir en igualdad de condiciones con perfiles más jóvenes. En un mercado laboral despiadado con la edad, responsabilidad y madurez no son suficientes, es necesaria la formación continua.

Algunos de los sectores más aconsejables para estas personas son la venta telefónica o atención al cliente, promoción (de alimentos, electrodomésticos…), preparación de pedidos,  mantenimiento de instalaciones  o transporte escolar.

Mujeres con cargas familiares: conciliación
La sociedad presenta un nuevo modelo familiar que viene marcado por la incorporación de la mujer al trabajo y el creciente envejecimiento de la población. Muchas de estas mujeres poseen experiencia en cuidado y atención- ha sido su rol casi en exclusiva- pero carecen de formación. Para este colectivo se abre un yacimiento de empleo en el que sus conocimientos cotidianos son muy necesarios: muchas familias tienen de acudir a terceras personas para atender a familiares. Están surgiendo numerosos puestos de trabajo a los que puede optar cualquier mujer, si bien en muchos casos se exige un curso de ayuda a domicilio. La ventaja de estos empleos es que pueden conciliarse con las responsabilidades familiares, debido a la flexibilidad de sus horarios.

Entre ellos destacan: atención a las personas dependientes, cuidadoras de comedor escolar o promotora grandes superficies.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?