¿El deporte es diferente cuando se trata de mujeres?

419

Competición y deporte son fundamentales para el desarrollo de la resiliencia, trabajo en equipo, estrategia,  liderazgo, network entre otras cosas. ¿Pero qué pasa cuando son niñas y no niños quienes aspiran a estar allí? El artículo de Margarita Alonso, desvela algunas claves.

Mi pobre niño, que disgusto cuando se cambió de colegio y descubrió que no había equipo de fútbol. Bueno, se le pasó pronto en cuanto hizo amiguetes en balonmano. Desde luego todavía no ha desarrollado  los hombros de su padre pero sí heredó su inteligencia cinético-corporal y su ambición y poco a poco se va poniendo al día. No veas este año cómo ha mejorado, sigue siendo un tirillas ¡pero está echando unos brazotes!

Es triste ver que se acerca el 2020 y que ni por asomo nos acercamos a la mitad del objetivo marcado por Europa de mujeres en los consejos.Me dejó atónita cuando me contó que las dos chicas del equipo lo tenían que dejar, a partir de primero los chicos y las chicas no compiten juntos en la liga de la Comunidad. O se van a un club si son buenas o solo entrenan sin jugar la liga ¡Pero si no jugar es el castigo cuando charlas en los entrenamientos y no lo das todo! Él, tan feliz, como las sigue viendo en el patio.  Encima como eran buenillas, él ha subido dos puestos de golpe en el ranking…

La competición y el deporte son, como en el pasado lo eran los torneos, el campo en el que los niños desarrollan resiliencia, trabajo en equipo, estrategia,  liderazgo, network y además aprenden a separar lo personal de lo profesional, porque las cosas del campo se quedan en el campo. El Manifiesto por la Igualdad y la Participación de la Mujer en el Deporte, recalca que trabajar en deporte y mujer es uno de los caminos para la igualdad.

Es triste ver que se acerca el 2020 y que ni por asomo nos acercamos a la mitad del objetivo marcado por Europa de mujeres en los consejos. Andamos por el 17%. Pero más triste es que las CEOs, rango en el que la acción positiva no aplica, estamos en torno al 8% .

Sin embargo, lo que más me alarma es saber que la brecha salarial entre directoras funcionales y sus colegas masculinos ha crecido con la crisis y ya es de un 17% aproximadamente.

¿De verdad que no somos capaces de ver que el refuerzo solo  en la punta de la pirámide no es la solución? Ahí van mis recomendaciones:

  • PROGENITORES: No dejéis que vuestras niñas se queden fuera. Protestad, luchad.
  • LEGISLADOR Y AUTORIDADES: Hay que repensar el tema un poquito.
  • COLEGIOS: Atención al deporte y las niñas.
  • EMPRESAS: Si todavía no os compensa esponsorizar el deporte femenino en términos de visibilidad apostad por él desde las fundaciones, ya veis que hace falta.
  • PABLO MOTOS: ¡Enhorabuena por tu evolución desde el botón explotón a tú último video! No me extraña que la Vergara te retwitteara ¡y ahora que lo has doblado se hará global!

Creo que mi historia no acaba del todo mal. No tuve el valor de preguntar …  pero me contó mi chico que  a una de ellas la ha fichado el Real Madrid. Resulta que ahora no sé cómo, pero no entrena con ellos, y sin embargo, juega los partidos… ¡Menudo rebote que tiene el chaval! ¡Claro, pobre, ha bajado un puesto, así, de golpe!

*Margarita Alonso es Profesora Centro de Diversidad de IE Business School y candidata a Las Top 100 Mujeres Líderes en España en su cuarta edición.

Otros artículos de esta columnista…

Otros artículos de nuestr@s columnistas…

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?     

 

 

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Artículo anteriorJuan Merodio presenta Business in Change
Artículo siguienteLlegan los Premios MDE a personas e iniciativas