Disfrutar de los logros, y de la lucha también

734

Las primeras publicidades de productos para mujeres iba dirigidas a los hombres de la casa: “Cumpla el deseo de su esposa, compre un lavarropas automático”. Pero hoy, cuando es sabido que las mujeres deciden el 80% de las compras del mundo, pareciera haberse terminado también la posibilidad de pedir deseos. Incluso, a muchas mujeres les cuesta valorar algo por lo que no han luchado. ¿Cuál es el sano punto medio?

Hablando de deseos, se sabe ahora que el chocolate es bueno para la salud. Un grupo de científicos ha descubierto que produce en el cuerpo un efecto similar al ejercicio, ¡y hasta podría ser recomendado para adelgazar! ¿Otro deseo posible? Una píldora que borrara las arrugas… Pues anuncian que está por salir al mercado una pastilla mágica, un avance de la ciencia que lograría devolver parte de la juventud a la piel.

Pero yendo a cuestiones más serias y hablando de obtener algo producto del propio trabajo, Yolanda Rueda, directora Cibervoluntarios, asegura que la única forma de conseguir algo es luchando por ello. Soñadora convencida de que cada persona puede aportar algo a la humanidad, tuvo la suerte de que la tecnología se cruzara en su camino para lograrlo.

Otra luchadora, Evita Perón, revive en los Teatros del Canal con “La Duarte” y nuestra columnista Laura González, nos trae el retrato de otra inspiradora dama, ejemplo de dignidad en la lucha: Wangari Maathai, la primera mujer africana en recibir el Premio Nobel de la Paz. Feminista cabal y ecologista infatigable, fiel a su cariñoso apodo de “Mamá Arbol”, fundó el “Cinturón Verde: la reforestación más ambiciosa de Africa que, sólo en Kenia, se tradujo en más de 10 millones de árboles.

También hablamos sobre la maternidad, y la importancia de la lactancia, que resulta ser más habitual entre mujeres con nivel socio-económico más elevado.

Por último, te traemos un libro que es un imán para las niñas: “Los dos mundos de Zoé”, de Ana García-Siñeriz y Jordi Labanda y noticias sobre Francia que celebra la Fiesta de su Gastronomía,  reconocida en todo el mundo como parte fundamental de la cultura, del arte de vivir “a la francesa”.

A manera de cierre, va una reflexión sobre la siguiente premisa: ¿No nos habremos pasado de rosca intentado ser autoras exclusivas de nuestros logros? ¿Deberíamos re-aprender a pedir ayuda?

Cuentan que una reconocida feminista decía que se había pasado los 30 primeros años de su vida sin disfrutar de los grandes derechos y tampoco de los pequeños beneficios. ¡Disfrutémoslo todo!

Buen fin de semana, ¡de reflexión y descanso!

Nos reencontramos el martes con toda la actualidad que necesitan las mujeres que deciden.

 

Visita el Blog de Diana Raznovich

Otros artículos …

¿Ya has visitado Humor en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?