Desigualdad en México

143

En México, la desigualdad entre mujeres y hombres convierte a las primeras en uno de los grupos más marginados y vulnerables, señaló Yeanny González Peña. La brecha de género que media en las relaciones económicas y sociales promete agravarse con la crisis económica internacional.

En ese sentido, uno de los principales retos del gobierno es mejorar las políticas públicas destinadas a las mujeres y sus condiciones de trabajo ante la crisis económica. Pero, hasta ahora los resultados son poco alentadores en aspectos como la igualdad de oportunidades de desarrollo de las capacidades y el combate a la discriminación laboral.

Las mujeres no sólo reciben menor remuneración por el mismo trabajo, sino también están expuestas a una situación laboral más precaria.Las mujeres no sólo reciben menor remuneración por el mismo trabajo, sino también están expuestas a una situación laboral más precaria.

Para el uno por ciento de los hogares, donde las madres son la única fuente de ingresos, el panorama planteado por la crisis es particularmente sombrío pues el trabajo femenino es la única barrera que los separa de la indigencia.

La directora general de Evaluación y Desarrollo Estadístico del Inmujeres, Mónica Orozco, afirmó que las brechas en el desarrollo humano de mujeres y hombres son visibles en el acceso diferenciado a la educación, la participación económica y la toma de decisiones.
La contribución femenina impacta a 69 por ciento de los hogares de México, lugar número once en el mundo y el tercero de América por el monto de su población.

Pese a que son quienes más invierten en la educación y salud de los hijos, la crisis ha traído un fuerte impacto en el desempleo de ese sector poblacional en todos los países de la región, precisó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

La secretaria ejecutiva de ese organismo, Alicia Bárcena, en fecha reciente, señaló la conveniencia para los sistemas económicos de la división entre el trabajo de las mujeres y el de los hombres, lo cual garantiza la oferta de fuerza laboral subsidiada por la labor de ellas. Las mujeres se hacen cargo sin costo de la producción de bienes y servicios que, de otro modo, tendrían que ser provistos por el mercado o el Estado, explicó.

Sin políticas públicas, la crisis se agrava
A raíz de la actual coyuntura económico-social, en México se ha visto cómo se eleva el número de mujeres vinculadas con el narcotráfico, así como de jóvenes orilladas por falsas promesas de trabajo hacia la prostitución.

Para el uno por ciento de los hogares, donde las madres son la única fuente de ingresos, el panorama planteado por la crisis es particularmente sombrío pues el trabajo femenino es la única barrera que los separa de la indigencia.Nuestro país es hoy el principal destino para el turismo sexual en América Latina, reveló un estudio del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

Según el investigador de ese centro, Acharya Arum, las mafias dedicadas a la trata de personas explotan sexualmente cada año a unas diez mil mujeres, quienes son engañadas con propuestas de trabajo en estados del centro y sur de la República mexicana, y luego trasladadas hacia la región norteña, Estados Unidos y Canadá.

Mejorar las políticas públicas destinadas a las mujeres y sus condiciones laborales ante la crisis económica fue la meta de un encuentro entre autoridades de gobierno, representantes de organismos internacionales y académicos, que se realizó en la Secretaría de Relaciones Exteriores de México el pasado mes de julio.

El seminario analizó el impacto de la crisis en las políticas de gobierno y en las economías de la región, donde se ha incrementado el desempleo femenino en sectores como el comercio formal, la industria manufacturera, maquila y textiles, servicios financieros, turismo y empleo doméstico.

Esa situación repercute en una mayor vulnerabilidad del llamado sexo débil que, además, representa 60 por ciento de los pobres en el mundo y la mitad de los emigrantes internacionales. La coyuntura económica también incide en la mortalidad materna, que, según pronósticos del Banco Mundial, aumentará así como las tasas de abandono escolar de las niñas.

Asimismo, prevén más incidencia en la violencia contra ese sector poblacional, por la actual situación mundial. La realidad exige una mayor presencia del Estado en la elaboración de políticas que beneficien a las mujeres ante los avatares de la economía, concluye Yeanny González.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Mujer y Salud/Maternidad en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anterior¿Le temes al deseo sexual?
Artículo siguienteSexo: ¿una evasión?