Deporte: menos bajas y más productividad

576

Ya es sabido que el deporte mejora la salud de quien lo practique, pero ahora sabemos que también puede beneficiar a las empresas. Así lo explica un estudio, del que se desprende que promover el deporte entre los trabajadores reduce las bajas laborales, incrementa la productividad y mejora la reputación de la empresa.

Se ha presentado en la sede madrileña del Grupo Mahou-San Miguel el estudio ‘Valoración Socioeconómica del Programa de Actividad Física para los trabajadores de Mahou-San Miguel’, realizado por el Consejo Superior de Deportes (CSD).

Esta institución ha analizado las actividades pioneras que, para promover un estilo de vida saludable entre sus trabajadores, lleva realizando el grupo cervecero desde hace más de una década. Entre otras conclusiones, destaca que las mismas, además de ser muy beneficiosas para los empleados al contribuir a mejorar su salud, autoestima, satisfacción personal, conciliación y ahorro económico, son muy rentables para la empresa, pues implican una disminución de bajas laborales, un incremento de la productividad y una mejora reputacional. Según el CSD, el estudio debería ser el punto de arranque de otras investigaciones en el sector y de experiencias piloto en más empresas españolas.

“El CSD quería analizar un caso real de promoción de la actividad física y el deporte en una empresa, en el marco de desarrollo del PLAN A+D, y sentar las bases para la creación de un modelo de empresa saludable"El acto de presentación de la investigación, realizada por AFP Grupo Consultores del Deporte para el CSD, ha contado con la presencia de David Villaverde, director general de Deportes; José Luís Terreros, subdirector general de Deporte y Salud; Alberto Rodríguez-Toquero, director general del Grupo Mahou-San Miguel y Ana Ávila, directora de Prevención de Riesgos Laborales de la cervecera. Otras autoridades y representantes del tejido empresarial español han querido conocer de primera mano las conclusiones de esta investigación que demuestra que el desarrollo de programas para fomentar la actividad física y el deporte entre los empleados es beneficioso para los mismos, pero también para las empresas y la sociedad en general.

“El CSD quería analizar un caso real de promoción de la actividad física y el deporte en una empresa, en el marco de desarrollo del PLAN A+D, y sentar las bases para la creación de un modelo de empresa saludable– ha asegurado David Villaverde, director general de Deportes, que ha incidido también en la importancia de la relación entre las instituciones públicas y las empresas y en la necesidad de que éstas pongan en práctica las investigaciones como parte ineludible para el éxito de las mismas. Por otra parte ha valorado que “Mahou-San Miguel haya sabido situar al equipo humano como piedra angular de la empresa, confiando en que los individuos trabajan mejor cuando están más sanos, física y mentalmente.”

Por su parte, Alberto Rodríguez-Toquero, director general de Mahou-San Miguel, ha agradecido al CSD “que haya considerado nuestro programa un ejemplo digno de estudio y de réplica en el tejido empresarial español”. Asimismo, ha animado a otras empresas “a realizar inversiones en el ámbito de la promoción de la actividad física y el deporte para sus empleados, de las que recogerán frutos enormemente valiosos a medio-largo plazo”.

En 2001, Mahou-San Miguel inicia un programa para promocionar la salud de sus empleados “como parte de una política de empresa en la que se considera la salud laboral como una inversión que abarca no solamente las acciones dirigidas directamente a fortalecer las habilidades y capacidades de los individuos en el trabajo, sino también las enfocadas a modificar las condiciones sociales y ambientales, con el fin de mitigar su impacto en la salud colectiva e individual”- asegura Ana Ávila, directora de Prevención de Riesgos Laborales de Mahou-San Miguel. Este programa ha obtenido reconocimientos tan importantes como el Premio Estrategia NAOS 2010 y Premio Internacional de Recursos Humanos Responsables que otorgan el Club de Excelencia en Sostenibilidad y la Fundación Adecco.

En el marco del mismo, se crea el programa de actividad física, analizado por el CSD en el estudio presentado hoy. Mahou-San Miguel ofrece a todos sus empleados, entre otras posibilidades, el uso gratuito de los “talleres de Salud” en el centro de Madrid (donde se desarrollan actividades dirigidas como pilates, body balance o streching) y en el de Alovera, ambos perfectamente equipados con maquinas de musculación de última generación; ayuda económica para acudir a gimnasios privados para acceder a un servicio de fitness/wellnes; apoyo a empleados que desarrollan actividades deportivas por cuenta propia facilitándoles material deportivo o equipamiento de control del esfuerzo; creación del “Club de la Caminata”, orientado a la promoción de la marcha, poniendo a disposición de los empleados distintas rutas y recomendaciones; y acciones formativas en torno a la educación postural. Todo ello bajo la supervisión del Departamento de Prevención de la Compañía que realiza un seguimiento exhaustivo de los empleados, diseña para los mismos planes personalizados y realiza reconocimientos médicos constantes.

Los trabajadores activos en el programa perciben los beneficios: el 94% ha notado una mejoría en su estado de salud y condición física; el 86% cree que su estado de salud psicosocial también es mejor; el 71% se nota más motivado y con una actitud más positiva.“El estudio del CSD se enfocaba a conocer los costes reales de este programa de actividad física y evaluar su retorno en términos económicos y en valores intangibles para la empresa, los propios empleados y la sociedad”, ha asegurado José Luís Terreros, subdirector general de Deporte y Salud. “Para ello, analizamos a cerca del 90% de la plantilla de Mahou-San Miguel y comparamos a los trabajadores activos en el programa con los que no lo son”, añade. De este análisis, se extrajeron conclusiones como que el número de bajas por trabajador, la duración de las mismas y la pérdida de días/año es significativamente menor en los participantes que en el resto de la plantilla. Además, sus indicadores de salud y su perfil cardio-saludable son sensiblemente mejores.

Los trabajadores activos en el programa perciben y valoran los beneficios que éste les aporta: el 94% ha notado una mejoría en su estado de salud y condición física; el 86% cree que su estado de salud psicosocial también es mejor; el 71% se nota más motivado y con una actitud más positiva en el puesto de trabajo; el 93% cree que es mayor su satisfacción personal, individual y autoestima y el 42% dice haber reducido el consumo de medicamentos. Por otra parte, para la mitad su esfuerzo personal para participar es limitado y el 46% considera el de la empresa como importante.

Pero además, el programa es muy rentable para la compañía: mientras que el coste del mismo fue en 2010 de 220.842 euros, los beneficios obtenidos se situaron en 635.891 euros medidos, sobre todo, en indicadores como menor absentismo, mayor productividad y mejora en términos reputacionales.

“El programa analizado representa un excelente ejemplo para las empresas españolas y su conocimiento y difusión se hacen ineludibles. Así, este estudio debería ser el punto de arranque de investigaciones académicas en el sector y de otras experiencias piloto”- concluye el subdirector general de Deporte y Salud.

“Es evidente la importancia de la disponibilidad de talleres de salud en las empresas en términos de ahorro de tiempo y dinero, siendo necesario incorporar a profesionales de actividad física y deporte a la dirección e implementación de los programas. La sociedad también se beneficia de este tipo de iniciativas por el incremento de práctica deportiva y la generación de hábitos saludables asociados”, añade.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Diversidad y RSE en nuestra ZONA EMPRESAS?

 

Artículo anteriorDña. Adelaida de la Calle, Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas
Artículo siguiente¨Cachafaz¨ de Copi