De directoras a emprendedoras

449

Hay un dicho que asegura que ´Tanto la necesidad como la adversidad agudizan el ingenio´. La importancia económica y social de las mujeres en la actividad emprendedora despierta un interés creciente a nivel global. La contribución femenina al emprendimiento, especialmente en los países más avanzados, constituye un factor que impulsa la igualdad efectiva de géneros y hace a las ciudadanas/os, co-responsables del bienestar de un país. El interés político hacia las emprendedoras deviene de dos factores clave: por la situación creciente de crisis y desempleo y  por la reestructuración del sector público.

Pero ¿qué pasa con la figura de la emprendedora como factor clave para el desarrollo y los  liderazgos femeninos emergentes? Hoy, el malestar en las empresas resulta considerable, la incertidumbre creciente, los despidos en masa, la sobrecarga de trabajo, no tener voz, la invisibilidad -sobre todo de las mujeres-, la gestión por el miedo y la falta de contención emocional, representan algunos factores que denotan la desazón de hombres y mujeres en la organización.

Las mujeres, según The opt out revolt, no tiran la toalla sino que se reinventan en función de los imperativos del entorno, y una de las alternativas es convertirse en emprendedor/a.  Las mujeres, según The opt out revolt, no tiran la toalla sino que se reinventan en función de los imperativos del entorno, y una de las alternativas es convertirse en emprendedor/a.

Las emprendedoras aquí y allá

La evidencia nos indica que el doble de hombres -en relación a las mujeres- llega a ser emprendedores. Estas diferencias se mantienen en la mayoría de los países. En el proyecto “Global Entrepreneurship Monitor se examinó la actividad emprendedora en más de 70 países y todos muestran una cifra desfavorable en relación a la participación femenina.

Trabajos más recientes, sugieren que la mayor diferencia se encuentra en países con ingresos medios donde la probabilidad de que un hombre inicie una actividad emprendedora respecto a una mujer es un 75% superior, comparando con el 33% que se da en países con ingresos elevados y un 41% en países con bajos ingresos. Existen tres factores que llevan a las personas a emprender:

  1. Factores de la estructura social: se incluye el contexto social y económico, empleo, leyes y políticas públicas,  educación e ingresos familiares, entre otros.
  2. Variables socio demográficas,  sexo, edad, nivel de educación, capital humano y social, así como redes sociales.
  3. Factores individuales: Nivel de tolerancia al riesgo, la capacidad de toma de decisiones, el grado de autoestima, las expectativas, etc.

La participación de la mujer en la actividad emprendedora, presenta notables diferencias en función del área geográfica y del desarrollo económico de las naciones. Al analizar los datos. Aparece el “emprendimiento de subsistencia ante la falta de alternativas laborales“.

Dan y Singer
señalan que la recesión económica ha puesto la innovación en el punto de mira. Para los israelíes, el talento, la  tenacidad, y la necesidad de cuestionar la autoridad, han sido uno de los factores que han potenciado de una manera increíble el emprendimiento en Israel, en contraposición al escaso desarrollo en los países árabes.

A las mujeres es la necesidad más que la oportunidad lo que las impulsa a emprender. Si lo entendemos, encontraremos algunas claves para modificar herramientas y escenarios.

La evidencia nos indica que el doble de hombres -en relación a las mujeres- llega a ser emprendedores. Estas diferencias se mantienen en la mayoría de los países.En el marco Europeo, la participación femenina resulta notable en Islandia y Suiza, países en los que la mujer goza de un rol más equilibrado en términos de igualdad, en relación al resto de Europa, al margen de los países escandinavos.

Qué pasa con España

España ocupa una posición discreta en cuanto a la participación femenina en la actividad emprendedora, en los datos de los que disponemos del año 2009, con un índice del 3.88%. A causa de la crisis, se observa una notable disminución de este indicador, respecto al año anterior, en el que España arrojó un índice del 5.92%. Por encima de España, se encuentran Grecia,  Países Bajos, Finlandia y Noruega. Debajo de ella,  se sitúan el  Reino Unido, Alemania, Eslovenia, Bélgica, Dinamarca, Francia e Italia.

Llama la atención el contraste la baja participación femenina en Arabia Saudí, Siria y la franja de Gaza, frente a la discreta participación de países mas desarrollados como los Emiratos Árabes Unidos Túnez y Jordania Marruecos, Argelia, Yemen y Líbano, en el que la mujer realiza una inestimable aportación a la economía de los países, aunque en términos de igualdad no se halle equiparada. En Latinoamérica y el Caribe,  la  actividad emprendedora resulta muy superior a la que se registra en Europa o en países asiáticos desarrollados. La mentalidad empresarial en esos países, difiere de la europea.

Entender qué es lo que lleva a las mujeres a emprender y que es la necesidad más que la oportunidad lo que las impulsa, nos hará encontrar algunas de las claves para modificar herramientas y escenarios. Y lograr que el emprendedurismo femenino, sea una alternativa real. Pero eso será motivo de un próximo artículo.

*Alicia E. Kaufmann es Catedrática de Sociología de  la UAH y Coach Ejecutivo 

  • MANIERO L Y SULLIVAN S. The opt out revolt, California, Davies Black Publishing, 2006.
  • NAVARRO J.L.et  al. Mujer y desafío emprendedor en España. Paper inédito. Universidad de Cádiz e Instituto de Empresa 2010.
  • Senor D. y Singer S. Start up nation: la historia del milagro económico israelí. Madrid, ediciones El Aleph, 2012.
  • HELLER L.  Mujeres emprendedoras en America Latina y el Caribe: realidades obstáculos y desafíos, Naciones Unidas CEPAL, 2010)
Artículo anterior“Igualdad de Género como Motor de Desarrollo”
Artículo siguienteLa mujer, una dimensión de un mundo más inclusivo
Catedrática Sociología de las Organizaciones. Directora Catedra de Coaching Ejecutivo Centro Internacional de Formación Financiera CIFF y una de Las Top 100 Mujeres Líderes en España.